Conciliar en verano

Conciliar en verano
5 Junio 2015 Ana Olego

Llegadas a estas fechas del calendario son muchas las madres y los padres que comienzan a preocuparse y a preguntarse otro año más: ¿qué hacemos con los niños? En algunos casos la mejor —o única— alternativa será confiar su cuidado a abuelas y abuelos para que disfruten de las vacaciones en el pueblo; en otros habrá que buscar fórmulas menos tradicionales que ayuden a encajar el tiempo de trabajo con el de ocio de la gente menuda.

trabajador vacaciones

Los mayores pueden …

  • Escoger las vacaciones laborales en las mismas fechas que las vacaciones escolares.
  • Disfrutar de los días de libre disposición en verano —si el convenio colectivo lo permite—.
  • Solicitar una reducción de jornada y concretar el horario de trabajo si el menor tiene menos de 12 años.
  • Alternar las vacaciones de ambos progenitores, de modo que siempre uno de ellos puede permanecer con los pequeños.
  • Contratar a una persona que se encargue del cuidado de los pequeños o les ofrezca apoyo escolar.

flexibilidad horaria

Las empresas pueden …

  • Flexibilizar la hora de entrada y salida.
  • Realizar jornadas intensivas acumulando más horas y trabajando menos días.
  • Reducir el horario de comidas para salir antes.
  • Implantar la jornada continua durante los meses estivales: “horario de verano”.
  • Convocar reuniones preferiblemente en horario de mañana y siempre antes de las 18:00 horas.
  • Facilitar el uso de la tecnología; por ejemplo, reuniones por videoconferencia.
  • Fomentar, cuando sea posible, el teletrabajo.
  • Ampliar los permisos reconocidos por la ley, con o sin pérdida de retribución.
  • Establecer convenios con empresas y entidades que ofrezcan servicios de ocio y cuidado de menores en lugares cercanos a los centros de trabajo y a mejores precios.

talleresinfantiles

Los más pequeños pueden …

  • Acudir a las actividades organizadas desde las áreas de educación, familia, deportes y cultura de ayuntamientos, mancomunidades, diputaciones provinciales y comunidades autónomas: campamentos urbanos, talleres de verano, actividades deportivas, etc.
  • Asistir a los servicios ofertados por los centros escolares a los que se asiste habitualmente (Centros Abiertos).
  • Viajar al extranjero para practicar un idioma.
  • Disfrutar de las actividades organizadas en ludotecas, guarderías y escuelas infantiles.

Debemos recordar que el derecho a una vida equilibrada en el terreno profesional, personal y familiar corresponde a hombres y a mujeres; también en verano toca ejercer la corresponsabilidad.
¿A quién se le ocurre otra idea? Cuéntanosla.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*