Solo el 20% de las empresas tiene registrado su plan de igualdad 

Solo el 20% de las empresas tiene registrado su plan de igualdad 
5 abril 2022 Laura L. Ruiz

Casi el 80% de las empresas no tienen registrado su plan de igualdad. ¿Qué dificultades están teniendo las empresas para registrar los planes? ¿Están los sindicatos atendiendo a las convocatorias de las empresas? ¿Deberían haber establecido un periodo paulatino mayor para que las empresas se adecuasen a la nueva normativa? 

Menos de 5.000 planes de igualdad registrados

Solo una de cada cinco empresas españolas ha dado el paso impulsado por Trabajo de tener un plan de igualdad. Los datos de la Seguridad Social dejan claro que aún quedan muchos deberes por hacer para que las empresas cumplan con la ley que tiene como objetivo acabar con la discriminación laboral de las mujeres.

Por un lado, la Seguridad Social indica que hay 25.000 compañías activas que cuentan con una plantilla de 50 o más personas. Mientras que el Ministerio de Trabajo arrojaba a principios de marzo la cifra de 4.700 planes aprobados, es decir, aproximadamente el 80% de las empresas obligadas a tener un plan de igualdad, no cuentan con él. Desde los sindicatos se cree que esta cifra ha ido subiendo en el mes hasta rozar los 5.000 planes de igualdad aprobados, pero aún así, siguen siendo cifras muy bajas.

¿Y los que faltan? El plazo para dar de alta este documento acabó el mes pasado para las empresas de más de 50 personas trabajadoras, pero parece que los deberes no están al día. La ley también prevé qué sanción impondrá a las empresas que no lo hagan. Empezando por sanciones económicas, ya que no aplicar el plan es considerado una falta grave.  Las multas pueden oscilar entre 6.251 y 187.515 euros, además de otras consecuencias, como la pérdida de ayudas o bonificaciones de la Administración. También tendría consecuencias en la contratación con la Administración, ya que estarían excluidos por la Ley de Contratos del Sector Público. Pero, ¿por qué no han empezado a hacerlo? 

Inspecciones de Trabajo en marcha

El actual Ministerio de Trabajo tiene claro que quiere que los Planes de Igualdad sean una realidad. Por eso, desde 2019 se llevan a cabo campañas de inspección para asegurar que la ley se está tomando en serio. La Inspección de Trabajo y Seguridad Social realizó en 2021, más de 2.200 actuaciones en referencia a los Planes de Igualdad. Un 47% más que en 2020, cuando este tipo de supervisiones ya batieron récords, según datos facilitados desde el ministerio a elDiario.es.

Y cuanto mayor control, más incumplimientos. En concreto, las inspecciones detectaron 163 infracciones en 2021 y, en consecuencia, las sanciones aumentaron. Si en 2020 solo hubo 38 sanciones, al año siguiente se multiplicaron hasta en más de un 300%, materializándose en 324.771 euros en multas. Unas sanciones que reflejan que cada vez es un asunto más serio, también para las empresas. 

Negociación, contenido y registro

Así, quedamos en el dato de registros. ¿Pero qué hay detrás de tan pocos planes registrados? Muchas veces es la imposibilidad de seguir los pasos. Una vez que tenemos el Plan de Igualdad, con el diagnóstico y todo el contenido negociado, no hay que olvidar inscribirlo en el Registro del Planes de Igualdad. Se debe hacer en el plazo de quince días después de ser firmada el acta o este no será válido. Esta parte pone las bases teóricas del plan, pero queda una parte muy importante: la implantación y el seguimiento. 

Tanto en los pasos anteriores como en esta etapa del plan, se puede buscar ayuda en cursos de formación y asesoría para llevarlo a cabo. Tanto con el objetivo de cumplir la ley como de garantizar la no discriminación en nuestra empresa. Un plan deberá ser ejecutado en ese tiempo, activando las actuaciones previstas en el plan, acordando unas fechas de implantación, responsables e indicadores.

Cuello de botella y falta de recursos de personal

Algunas empresas todavía no se han puesto las pilas y no han llegado al plazo establecido. Pero lo cierto es que también son muchas las empresas que quieren cumplir con la normativa pero encuentran dificultades para hacerlo a tiempo. A muchas empresas se les complica todo en este paso: la negociación. Convocan a los sindicatos y este paso se aplaza en el tiempo, o bien por falta de respuesta o bien por el desbordamiento que tienen las grandes centrales sindicales para atender tantas peticiones. Si no hay comisión negociadora, el plan de igualdad se paraliza y no se puede negociar.

La norma da 10 días de plazo desde que se envía el comunicado por parte de la empresa para que los sindicatos contesten a la convocatoria. Pero no dice nada de qué ocurre si no hay respuesta por parte de este. Lo mismo pasa en las empresas donde no hay representación sindical. El resultado: el REGCON no registra el plan y remite a la empresa un requerimiento para que subsane la documentación y constituya la comisión o, de lo contrario, el plan no aparece registrado. Sin comisión negociadora, no hay registro.

 

¿Cuál es el objetivo de los planes de igualdad?

Los planes de igualdad tratan de hacer frente a la brecha salarial que aún sufren las mujeres frente a los hombres, a las discriminaciones para ascender como el conocido ‘techo de cristal’ y ‘suelo pegajoso’, así como cualquier otra condición que privilegia al género masculino. Las empresas tomar una ‘fotografía’ panorámica de sus puestos de trabajo, del proceso selectivo y de contratación, la formación, la promoción, las condiciones de trabajo, el salario y los complementos salariales, la conciliación, la prevención del acoso, etc. 

Una de las partes más importantes de la igualdad laboral es tener un salario equitativo. Con este objetivo surge el Real Decreto en Igualdad Retributiva, que en abril del pasado año entró en vigor. La discriminación salarial es una infracción grave para cualquier empresa y las multas, al igual que por no tener Plan de Igualdad, pueden ser muy cuantiosas. Desde Concilia2 se recuerda que los registros retributivos deben hacerlos todas las empresas, independientemente de su tamaño o sector, mientras que las auditorías salariales son obligatorias para las empresas que cuenten con un plan de igualdad.

Aprovechar «al máximo» el talento del 50% de la población

Tal y como indicó recientemente la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, «cerrar la brecha de género conduce a un mayor crecimiento». Calviño explicó que las mujeres deben estar en la toma de decisiones, ya sea en el mundo político, empresarial, mediático o en las finanzas: La diversidad permite tomar «mejores decisiones» y se debe aprovechar «al máximo» las capacidades y el talento del 50% de la población. Por estos y otros motivos, las empresas comprometidas con la igualdad no solo deben cumplir con la ley, si no que es beneficioso para su imagen y productividad. 

«A este ritmo necesitaríamos 121 años para acabar con las desigualdades que existen entre mujeres y hombres en el ámbito laboral y no nos lo podemos permitir», explicaba la directora del Instituto de las Mujeres, Toñi Morillas. Por eso, el Real Decreto establece que los planes de igualdad deberán ser consensuados entre empresas y plantilla gracias a la creación de una comisión negociadora. Entre esas conversaciones, estará el análisis, el contenido y las medidas a poner en marcha si se demuestra una desigualdad manifiesta. También incluye unos contenidos mínimos que todos los planes de igualdad deben tener y con una vigencia de cuatro años.

 

Te ayudamos con el plan de Igualdad

Formación en Planes de igualdad

Cumplir con la Igualdad retributiva

Formación en Igualdad retributiva

 


Laura L. Ruiz, periodista experta en igualdad

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*