Las mujeres, invisibilizadas en los efectos de la vacuna covid

Las mujeres, invisibilizadas en los efectos de la vacuna covid
23 julio 2021 Laura L. Ruiz
Las mujeres, invisibilizadas en los estudio de la vacuna del covid

Mientras que solo el 4% de las investigaciones tienen en cuenta el sexo del paciente, el 80% de los efectos adversos de la vacuna son reportados por mujeres. Algunas de las consecuencias ni siquiera fueron consideradas antes de sacarla al mercado, como las implicaciones con la menstruación.

Medicina poco inclusiva

Cuenta Carme Valls Llobet que “la medicina ha minimizado lo que le pasa a la mujer, valorando su malestar como algo que no es importante”. Es la tesis que defiende en su libro ‘Mujeres invisibles para la medicina’ donde relata decenas de ejemplos donde se constata que lo universal en los ensayos es el hombre blanco y no las mujeres o cualquier otra condición diferente. Un ejemplo claro: el ataque al corazón. Mientras todos tenemos en la mente síntomas como dolor en el brazo izquierdo, las muestras en la mujer no las conocemos nadie. 

“El cáncer de mama, las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades mentales sin tratamiento, englobadas aún bajo el triste calificativo freudiano de histeria, la osteoporosis y otras enfermedades asociadas a la menopausia no son más que algunos ejemplos que, junto a la anorexia o la bulimia, claman por una medicina adaptada a la mujer”, explica en el libro. 

Una matrona, la que inicia el estudio de los efectos de la vacuna covid en mujeres

Esta parece el punto de partida de muchas investigaciones sobre las que se han puesto todos los focos y llevamos un año pendientes de ella. La necesaria vacuna para el Covid-19 ha seguido los pasos de la medicina con este sesgo de género. La investigadora danesa Sabine Oertelt-Prigione ha estudiado y visibilizado que solo el 4% de las investigaciones sobre el virus analizaban explícitamente la variable sexo o género. El estudio danés analizó 4.420 investigaciones de la base de datos ClinicalTrial.gov, que depende del Gobierno de EEUU. Según este análisis, un 21,2% de los estudios hacían mención al sexo solo como criterio de selección, y de los 100 que se llevaron a cabo observando sólo a las mujeres, la mayoría estaban centrados en los efectos sobre el embarazo. 

Frente a este desconocimiento y aumentando cada vez más los comentarios sobre efectos no reflejados, otra sanitaria ha tomado el control. En este caso en España. La matrona Laura Cámara, en Granada, inició una encuesta para recoger experiencias de más de 2.800 mujeres.  Más de la mitad de ellas (el 51,2%) afirmaron haber tenido algún tipo de síntoma en su ciclo reproductivo tras la vacuna, aunque ningún efecto fue serio ni prolongado en el tiempo. Esto encajaba con lo que desde otros países se estaba advirtiendo. Desajustes tras la inyección que iban desde sangrados más abundantes, aumento de mamas o incluso la bajada de regla en mujeres con menopausia

Los problemas de las mujeres, no constan

Pese a que la matrona informó a la Agencia Española del Medicamento, el último informe de esta no recoge como síntoma estos desajustes. Lo que sí evidencia es que de las más de 24.000 notificaciones sobre efectos adversos, más de 19.000 provienen de pacientes mujeres. Es decir, el 80% de las personas que lo notifican son del sexo femenino

“En todas las vacunas ha pasado lo mismo”, explica Valls en Público.es.Las mujeres reportan siempre más efectos secundarios en las vacunaciones, porque tienen un sistema inmunitario muy diferente al del hombre, mucho más potente y que desata muchas más reacciones autoinmunes, biológicamente hablando”, que añade que las enfermedades autoinmunes predominan en las mujeres respecto de los hombres en una proporción de nueve a uno

Estudios por sexo, tarde y mal

Pese a las evidencias y llamamientos al estudio, son pocas las universidades y empresas que se han tomado en serio investigar qué pasa con las mujeres y la vacuna de la Covid. En España, la Universidad de Granada sí que ha dado este paso con la investigadora Enriqueta Barranco al frente. Se tratará de un estudio que también está motivado por la alarma por trombos en la vacuna Astrazeneca. 

Por su parte, el Ministerio de Sanidad asegura que se registran todos los efectos que se produzcan después de la vacunación pero quieren ser prudentes antes de ser concluyentes. Especifican que los efectos se producen tras la vacunación, pero no tiene que ser a consecuencia de ella. El uso de otros medicamentos o el estrés por la situación pueden estar detrás. De nuevo, como denuncia Valls en su libro: cuando a un hombre le duele el pecho, se le hace un electrocardiograma; cuando le pasa a una mujer, se le da un ansiolítico

 


Laura L. Ruiz, periodista especializada en igualdad

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*