Marjory Warren, la mujer que dignificó a la tercera edad

Marjory Warren, la mujer que dignificó a la tercera edad
19 julio 2021 Laura L. Ruiz
Marjory Warren

Aunque hace más de un siglo que la doctora Warren estableció que las personas mayores necesitaban una mirada especializada en la geriatría, hoy día siguen estando ignoradas. Sobre todo las mujeres mayores, a quienes su esperanza de vida les genera también más complicaciones médicas.

Cada vez más mayores, sobre todo mujeres

El aumento de la esperanza de vida por mejores condiciones sociales, el avance de la medicina y de los conocimientos de cuidado, hace que cada vez haya más personas mayores. En España, el 30% de las personas con más de 65 años, tienen 80 o más. Esto significa que es el colectivo de mayores que más crece y está formado en su mayoría por mujeres (el 56,8%). Esta condición también hace que sea necesaria la mirada geriátrica adaptada a sus necesidades y la mirada de género que esta franja de edad y más mayores aún requiere. 

Por eso, hoy queremos poner de relieve la importancia de la geriatría en nuestros días y de la mujer que luchó por establecerla, Marjory Warren. Por un lado, la geriatría especializada en mayores es aquella rama que se dedica a estudiar las enfermedades que aquejan a las personas mayores y a su cuidado. El o la geriatra considera los aspectos clínicos y también los que pueden ayudar al tratamiento, prevención y rehabilitación del o la paciente, integrando aspectos familiares y sociales. Proporciona también herramientas para la atención de la persona adulta mayor sana o enferma, en etapas agudas, subagudas, crónicas o en situación terminal.

Marjory Warren puso de relieve la falta de recursos y de mirada específica

Pese a que la geriatría es fundamental en sistemas de salud como el español, son muchos los centros que carecen de esta figura. Evitar que los especialistas no tengan en cuenta las incompatibilidades de tratamientos entre sí, las enfermedades propias por la edad o el bienestar de los mayores en un ingreso, es lo que hizo que la doctora Marjory Warren impulsara la ciencia de la geriatría. Ella, después de completar sus estudios en medicina, se dedicó al cuidado de personas mayores y visibilizó la falta de recursos específicos para ellas. 

Estableció herramientas, procedimientos y protocolos que fueron incluidos en el Sistema Nacional de Salud británico (NHS) poco después. Todo un logro en la medicina y en la sociología que rara vez se tiene en cuenta en los libros de historia. Una vez más, los referentes de las mujeres en la Historia están desaparecidos o infrarrepresentados. Más aún cuando estos logros también responden a una parte de la población discriminada, la de los mayores de 65 años. 

Los más ignorados en medicina

Warren, que nació el 28 de octubre de 1897 en la capital inglesa, era hija de un abogado y la mayor de cinco hermanas. Todas ellas tuvieron la suerte de que su familia entendió que la formación era fundamental para su futuro, independientemente de su sexo. Por eso, estudió secundaria, medicina, se especializó en cirugía e hizo sus prácticas en la clasificación de pacientes. Un trabajo más cercano a la enfermería en cuanto a trato que a la cirugía que hizo que se interesara por otros aspectos de la salud y el cuidado

“En el mismo pabellón nos encontrábamos a dementes seniles, pacientes agitados y ruidosos que necesitaban camas con barrotes, pacientes con incontinencia, pacientes seniles postrados en la cama, ancianos enfermos que eran tratables, otros que se movían libremente y madres solteras con sus hijos”, explicaba Warren. Así, estableció las necesidades, los huecos no cubiertos y publicó investigaciones al respecto. Muchos de sus colegas no veían las necesidades que Warren veía. Tanto los mayores como las mujeres, eran grupos de la población que había sido ignorados siempre por la medicina. Como mujer, Warren tuvo que insistir y pelear para ser escuchada. En ese momento a los geriatras se les consideraba especialistas de segunda, a sus pacientes de tercera y las instalaciones para ellos, de cuarta categoría.

Con enfermería, los mayores y las mujeres

Aún así, en 1950 la geriatría se reconoció como especialidad dentro del NHS y Warren pasó a convertirse en una experta en geriatría a nivel mundial. Esto fue causa directa de la fundación por la propia Warren de la Sociedad Británica de Geriatría. Ella y sus colegas fueron los primeros en promover que las admisiones en residencias y asilos fuesen resultado de una evaluación médica geriátrica, algo que no ocurrió en su tiempo de vida (eran los gobiernos locales quienes tomaban la decisión) esto es ahora el procedimiento habitual en Reino Unido.

La doctora Warren, pionera en la medicina y mujer entusiasta, siempre esperaba de su equipo un trabajo de calidad no sin demostrar afecto y confianza en sus trabajadores y trabajadoras. Precisamente, ese trato humano hizo que formara parte del Consejo General de Enfermería y fuera elegida presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Médicas. Su nombramiento, llegó poco antes de su muerte. Por desgracia, Warren murió a los 63 años de edad en un accidente de tráfico, antes de poder entrar en esa edad dorada que tanto defendió toda su vida.

 


Laura L. Ruiz, periodista especializada en igualdad

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*