Educación no sexista, en la escuela y en casa

Educación no sexista, en la escuela y en casa
21 junio 2021 Laura L. Ruiz
Educación no sexista, en la escuela y en casa

Este 21 de junio se celebra el Día de la Educación no Sexista, un reto para toda la sociedad. Evitar la violencia machista y la desigualdad desde pequeños y pequeñas es importante, también implantar el lenguaje inclusivo y evitar el bullying.

La escuela, el inicio de todo

En 1990, la Red de Educación Popular Entre Mujeres (REPEM) declaró el día 21 de junio como Día Internacional de la Educación No Sexista. Una iniciativa que fue apoyada después por la Plataforma sobre Educación de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing en 1995, que puso las bases para establecer las líneas de actuación de los Gobiernos con este objetivo: 

  1. Garantizar el acceso a la educación de las niñas y las mujeres. En todos los niveles formativos. 
  2. Erradicar el analfabetismo de la mitad de la población, como paso imprescindible para tener justicia social y acabar con el empobrecimiento femenino. 
  3. Lograr espacio en la formación profesional para las mujeres, con programas específicos que piensen en el desempleo femenino
  4. Asegurar que en las instituciones educativas respeten los derechos de las jóvenes y mujeres, incluida la libertad de conciencia y de religión. 
  5. Eliminar los elementos discriminatorios en todos los currículums, libros educativos y en todo el ambiente educativo. También en las nuevas tecnologías.
  6. Impulsar la formación en igualdad de los docentes y el resto de agentes de la comunidad educativa. 

Los estereotipos, la falta de representantes femeninos para las más pequeñas, el lenguaje sexista, el bullying, son algunos de los puntos concretos a los que enfrentarse hoy día en los centros educativos. También lo son la educación sexual, los espacios desiguales, el sesgo de género en la docencia o el techo de cristal en los puestos de responsabilidad. Con las figuras del profesorado con la relevancia que les compete

¿Qué podemos hacer en las escuelas?

Desde Chile, Educación 2020, se han puesto manos a la obra para que los profesores y las profesoras sean el primer contacto con una realidad igualitaria entre hombres y mujeres. Para empezar, recomiendan al equipo docente no asignar tareas en función del género (ni las niñas deben cuidar, ni los chicos cargar); no asumir que el alumnado tiene diferentes capacidades solo por su género; o motivar el respeto mutuo entre todas las personas, independientemente de roles o géneros. 

También se recomienda no potenciar la competición entre niños y niñas; no dar prioridad a características de la apariencia física; usar ejemplos con referentes tanto positivos como negativos de ambos sexos; repartir el espacio del recreo entre actividades distintas, dejando de priorizar el fútbol, por ejemplo; la disciplina debe ser aplicada por igual, sin castigos diferenciados por género; estar atentos a frases hechas o comentarios sexistas; y siempre incluir a mujeres en los currículums.

Cine, deporte y gastronomía en el camino a la igualdad

Desde el Instituto de las Mujeres español se ha puesto a disposición de toda la comunidad educativa un archivo de cuadernos que trata de cómo los cuentos pueden ser buenas referencias para evitar la educación sexista, cómo usar el lenguaje para no dejar invisibles a la mitad de la población hasta cómo prevenir la violencia machista. Recursos que cuentan con el cine, la literatura, el deporte y la gastronomía como herramientas con las que llegar más lejos en el mensaje. 

Por último, desde la Fundación Mujeres se potencia la escuela coeducadora tanto en infantil como en primaria. “Es importante que tutores y tutoras, equipos directivos, profesorado especialista, departamentos de orientación…reciban una formación en coeducación de calidad. Necesitamos formación para reconocer y desaprender todo aquello que el patriarcado ha transmitido y normalizado para acabar aprendiendo cómo implementar una verdadera educación no sexista en nuestro alumnado”, afirman. 

Educar en igual desde el hogar

Pero poco pueden hacer los y las docentes con un discurso de igualdad si luego en casa los pequeños, pequeñas o adolescentes reciben el mensaje contrario. Por eso, de nuevo la Fundación Mujeres, pone el foco en que la educación no sexista también debe ser desde el hogar. Con ‘Mi papá me mima, mi mamá patea la pelota’, se trata de explicar qué es el sexismo individual, el social y cómo los valores femeninos pueden ayudar a tener una convivencia más pacífica y colaborativa. 

“Escuela y familia han de compartir inquietudes, intercambiar informaciones y pensamientos sobre la educación, la escuela, los hijos e hijas…Y ayudar a establecer pactos y acuerdos sobre ciertas actuaciones hacia el niño/a. La familia tiene que aplicar los acuerdos tomados e intentar traspasar los conocimientos escolares a la vida diaria”, explican desde la revista de la Federación de Enseñanza de CCOO Andalucía. Participación activa en la educación por parte de los padres, buena comunicación con el profesorado y preparación para afrontar los posibles roces que se produzcan. 

 

Si quieres aprender más sobre educación no sexista, no te pierdas nuestro curso de coeducación y prevención de la violencia de género


Laura L. Ruiz, periodista especializada en igualdad

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*