COVID-19: ¿Pueden seguir trabajando las empleadas del hogar?

COVID-19: ¿Pueden seguir trabajando las empleadas del hogar?
30 marzo 2020 Concilia2

Hoy, 30 de marzo, se conmemora el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, un empleo ya de por sí con derechos laborales precarios y que se está viendo todavía más perjudicado debido a la actual situación de alarma.

servicio domésticoLa falta de un convenio

Las trabajadoras domésticas, siguen sin poder atenerse al Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo, situación que se está viendo agravada por la crisis del Coronavirus. La precariedad de este empleo y la falta de acceso a prestaciones pone sobre la mesa las desigualdades laborales de este colectivo.

En España, hay cerca de 700.000 personas empleadas del hogar, de las cuales un 89% son mujeres y tan sólo el 30% están dadas de alta en la seguridad social. Ante esta situación, la mayor problemática reside en cómo prescindir de ellas tras el último endurecimiento del Estado de Alarma.

Servicio doméstico, ¿actividad esencial?

El Real Decreto 463/2020 del 14 de marzo no suspendía el servicio doméstico, y el nuevo Real Decreto Ley 10/2020 del 29 de marzo sigue manteniendo como esenciales a los y las trabajadoras del hogar y personas cuidadoras tal y como recoge el punto 10 del anexo, sin que por tanto les resulte de aplicación el permiso retribuido recuperable.

Sin embargo, muchos son los que desean prescindir temporalmente de estos servicios apelando a la responsabilidad que tenemos todos de intentar frenar el aumento de casos de Coronavirus.

Al ser mantenido como servicio esencial, y en el caso de aquellas personas que sí estén dadas de alta en la seguridad social, no podría ser aplicado un ERTE ni tampoco un despido, dado que el Consejo de Ministros vetó la posibilidad de despidos por causas relacionadas por el Coronavirus.

Ante esto, las posibilidades son escasas y dependen, en su gran medida, en el acuerdo que lleguen los y las trabajadoras con sus empleadores/as.

Por suerte, al igual que el nuevo permiso retribuido que se aplica a las empresas, algunas familias optan por seguir manteniendo el pago de la persona empleada y que ésta recupere las horas perdidas tras el confinamiento, pero es algo que no se da en todos los casos.

Por su parte, el Gobierno ha decidido conceder un subsidio excepcional para un mes, equivalente al 70% de la base de cotización, para aquellas trabajadoras de hogar que pierdan su trabajo total o parcialmente y que estén dadas de alta en la Seguridad Social.

Pero el mayor problema sigue estando en aquellas empleadas del hogar que prestan sus servicios sin contrato y cuyos derechos se ven diezmados en situaciones como la actual. Por ello, es imprescindible conseguir un convenio que regule las prestaciones del servicio doméstico.

La conclusión es que, con la pandemia se evidencia y sale a la luz la desigualdad y vulnerabilidad que siempre está presente en este sector, así como la precariedad de este trabajo feminizado tan infravalorado y poco reconocido.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*