Contra la transfobia laboral

Contra la transfobia laboral
16 mayo 2022 Laura L. Ruiz

Coincidiendo con el Día internacional contra la homofobia y la transfobia, este 17 de mayo, y el Mes Europeo de la Diversidad, abordamos el papel de las personas transexuales tanto a nivel laboral como social.

¿Hay transfobia en el mercado laboral? 

Parece que sí. Tanto desde la OIT como en la OCDE, se advierte de que sobre todo las  mujeres transexuales sufren discriminación laboral. Ellas tienen menor inclusión laboral y mayor discriminación en el entorno profesional. A pesar de tener la cualificación y aptitudes suficientes, las mujeres trans son rechazadas por miedo a que puedan resultar conflictivas para la empresa. La situación de los hombres trans suele ser algo más fácil y manifiestan un menor sentimiento de discriminación tanto al buscar trabajo como en el propio empleo. 

En España el 77% de las mujeres trans ha sufrido discriminación a la hora de buscar empleo, según una investigación realizada por la FRA (European Union Agency for Fundamental Rights). Hasta el 80% aumenta el porcentaje de un estudio de Médicos del Mundo en Cataluña. El informe también revela que el 34% de las personas trans que están trabajando ha sufrido discriminación en el entorno laboral. Fruto de los prejuicios, estereotipos, desinformación y sesgos inconscientes, el acceso al empleo es una de las mayores dificultades a las que se enfrentan las personas trans, para las que el mercado laboral ha estado prácticamente cerrado durante décadas. 

No preguntes, no digas

Desde luego la discriminación y los prejuicios son permeables en el mundo laboral y personal. Y no se limita a las personas transexuales. Toda la comunidad LGTB+ la sufre.  Según el Proyecto Europeo Avanzando en la gestión de la diversidad LGBT en el sector público y privado (ADIM) destaca que el 72% de las personas LGBT+ lo oculta o no se manifiesta como tal en el trabajo. El 26% asegura que ningún compañero o compañera lo sabe. Otro dato preocupante: solo el 55% de las personas LGBT+ con hijos se siente cómodo hablando de ellos en el entorno laboral. 

Y entonces, ¿qué pueden hacer las empresas para evitar esta situación? Mucho. Además de las leyes que deben ser aprobadas para garantizar un marco, las empresas pueden hacer mucho. A través de sus planes de igualdad, por ejemplo, las organizaciones tienen que ir un paso más allá del binomio hombre-mujer y, en términos de diversidad e igualdad de oportunidades, tener en cuenta al colectivo LGTBI+ y sus diferentes identidades. El área de Recursos Humanos tiene un papel importante: debe  estar formada para que no haya prejuicios en la contratación o vigilar el acoso en la plantilla. 

Iniciativas para fomentar la inserción laboral

Si aún así faltan ideas, mejor tomar nota de programas que están contribuyendo al cambio. El primero es Yes We Trans’, un programa impulsado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB). Se trata de un programa para la inserción sociolaboral de personas trans y el acompañamiento a empresas y/o entidades públicas para que consigan incorporar talento trans a sus compañías de forma exitosa. El programa pone a disposición de las empresas o entidades perfiles profesionales que desde FELGTB consideran que están preparados para optar a sus vacantes de empleo. 

Un segundo ejemplo también en España es el ‘Proyecto Ámbar’ de la Fundación 26 de Diciembre. Su objetivo es dar formación y apoyar en la búsqueda de empleo del colectivo trans desde una mirada integral y multidisciplinar. Desde el proyecto se ha creado la red Ámbar a la que se han unido empresas que apoyan la iniciativa y se comprometen a impulsar la inserción laboral del colectivo. 

Más referentes en todos los ámbitos

Todas estas propuestas e iniciativas tienen un apoyo extra: normalizar la presencia de personas trans en todos los ámbitos. Y es que uno de los principales problemas de la transfobia laboral es la falta de referentes de personas transexuales. Sobre todo en sectores como la política, los negocios o el deporte. Sectores donde la aceptación social e incluso admiración es alta. Cuesta encontrar a políticas como Carla Antonelli, primera mujer trans diputada en España, pero menos en el mundo de la cultura. 

Es el caso de las hermanas Wachowski. Las cineastas lograron un éxito rotundo con ‘Matrix’ y con ‘V de Vendetta’ y después anunciaron su transición para pasar de ser Larry y Andy para ser Lana y Lilly Wachowski. De hecho, en la última entrega de su más famosa saga, anunciaron que ‘Matrix’ habla realmente de su proceso y realidad transexual.

 


Laura L. Ruiz, periodista especializada en igualdad

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*