Aumentan los jóvenes que niegan la violencia machista

Aumentan los jóvenes que niegan la violencia machista
4 octubre 2021 Laura L. Ruiz
jóvenes

Mientras que las chicas tienen cada vez más consciencia feminista, el discurso que niega los malos tratos ha calado entre los chicos más jóvenes. Un paso atrás en la batalla contra la violencia machista

Pocos hombres feministas

El estudio del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) revela que hay un aumento en la polarización de chicos y chicas frente a la igualdad, la violencia de género y las relaciones afectuosas. El barómetro ‘Juventud y Género. Identidades, representaciones y experiencias en una realidad social compleja’, explica que en los últimos cuatro años se han producido avances y retrocesos a partes iguales. 

Por un lado, se ha avanzado respecto a las visiones tradicionales de género y la lucha por la igualdad entre la juventud española, pero son cambios que se han producido de manera desigual entre las chicas y los chicos. De hecho, desde 2017 hasta 2021, el porcentaje de mujeres que se consideran feministas ha pasado del 46,1% al 67,1% y el porcentaje de hombres ha pasado del 23,6% al 32,8%. Sin embargo, aún siguen existiendo muchos retos al respecto ya que el porcentaje de hombres feministas se viene reduciendo desde 2019.

Una lacra social, pero no grave para ellos

Otro detalle importante que destaca el informe es que la percepción de la gravedad que supone la violencia machista en la sociedad es diferente para ellos y ellas. Mientras cada vez son más las chicas que consideran que la violencia de género es un problema social muy grave -72,4% en el año 2017, 74,2% en 2021-, son menos los chicos que están de acuerdo con esta afirmación. Si en 2017 lo creían el 54,2%, en el año 2021 apenas se supera el 50%. 

Más preocupante aún es la cantidad de jóvenes que niegan directamente este problema. Según el estudio, desde 2017 a 2021, el porcentaje se ha duplicado y se sitúa en el 20%. Es decir, uno de cada cinco adolescentes y jóvenes varones de 15 a 29 años cree que la violencia de género no existe y que es solo un “invento ideológico”. Un reflejo de los discursos negacionistas de partidos ultras, que hacen que sitúen la violencia contra las mujeres como algo ‘poco importante’ o ‘inevitable’

Pecepción de los jóvenes respeto a la violencia machista

Falta de visibilidad de la desigualdad

Como ocurre en otras edades y con otras discriminaciones, quienes menos sufren la desigualdad son los que menos lo ven. Es el caso de los jóvenes en el estudio. Mientras que siete de cada diez mujeres jóvenes (de entre 15 a 29 años) considera que las desigualdades de género son elevadas en España, solo cuatro de diez de los hombres jóvenes preguntados coinciden.

Un 72,9% de las jóvenes considera que las desigualdades de género en España son grandes o muy grandes, mientras que entre los hombres, estos porcentajes se reducen al 42,6%. Un dato preocupante es que uno de cada diez considera que no existen desigualdades de género de ninguna manera. Desde 2017 a 2021, la percepción de desigualdad se ha incrementado entre las mujeres (entre seis y siete puntos) pero se ha reducido entre los hombres (de dos a cuatro puntos).

Desigualdad laboral, la clave

El ámbito en el que mayor desigualdad se percibe para las mujeres es el laboral: la mitad de las mujeres consideran que se encuentran en una posición significativamente peor que los hombres a la hora de acceder a puestos de responsabilidad o en los salarios y un 43,6% en la conciliación familiar. Los hombres también perciben esta desigualdad pero 20 puntos porcentuales menos que las mujeres.

Relacionado con este tema, está el de la conciliación y las tareas domésticas. Los jóvenes ven  que el reparto de las actividades domésticas sigue mostrándose desigual. Aun así, entre 2017 y 2021 se ha producido un aumento de entre cinco y diez puntos en la percepción de que las tareas domésticas y de cuidados se reparten equitativamente, situándose en porcentajes superiores al 50% en todos los casos. Además, también en este periodo aparece una progresiva reducción de las actitudes más tradicionalistas hacia la conciliación familiar. Especialmente entre las mujeres aparece un gran rechazo al rol de la mujer como cuidadora de los hijos (59,5%).

Feminismo contra la cultura patriarcal

El soporte para acabar con esta desigualdad es el feminismo. Una mayoría de las 1.200 personas encuestadas opina que el feminismo busca superar barreras tradicionales de las mujeres para acceder a la igualdad (63% entre ellas y 40% entre ellos). Pero hay otros porcentajes significativos: entre ellos un 28% destaca que el feminismo no se ocupa de los problemas reales de las mujeres (17% entre ellas), un 26,4% que no es necesario (13% ellas) y un 24% que busca perjudicar a los hombres (14% ellas).

Como factores que fomentan la violencia machista, destaca de nuevo la educación en primer grado. Así como la educación patriarcal y se reduce progresivamente la mención de factores que justifican la violencia, como el consumo de alcohol y otras sustancias o las rupturas sentimentales y otros conflictos de pareja, aunque hay porcentajes significativos que apoyan estas teorías: el consumo de sustancias (23,5% entre ellos y 18% entre ellas) y las rupturas o problemas de pareja (18,3% ellos y 15% ellas).

Violencia sufrida, violencia ejercida

Entrando en más detalle sobre la violencia machista, el estudio recoge acciones en las que los jóvenes la identifican y en cuáles no. Las formas de violencia en la pareja sufridas más habituales entre las mujeres son revisar el móvil (21,8%), forzar una relación sexual no deseada (20,5%), controlar toda la actividad (18,2%), controlar con quién puede salir o hablar y dónde (17,2%) e insultar y humillar (16,7%). En el caso de los hombres, únicamente revisar el móvil (15,4%), controlar toda la actividad (11,5%) y tratar de que no vea a sus amistades (10,5%) se sitúan por encima del 10% de casos.Percepción de los jóvenes entre la violencia machista sufrida y la ejercida

En cuanto a las situaciones de violencia ejercidas, algo más de la mitad de mujeres (53,9%) y hombres (50,8%) declara no haber ejercido ninguna. La única situación habitual es revisar el móvil de la pareja, que es mencionada por el 23,6% de las mujeres y por el 10% de los hombres.

 

 

Si quieres aprender más sobre educación no sexista, no te pierdas nuestro curso de coeducación y prevención de la violencia de género

 


Laura L. Ruiz, periodista especializada en igualdad

1 Comentario

  1. Nadia 3 semanas hace

    Gracias por vuestro blog y vuestras aportaciones.
    Un saludo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*