Teletrabajo en España

Teletrabajo en España
17 noviembre 2015 Ana Olego
Teletrabajo en España

Volvemos sobre un tema que ya hemos tocado en otras ocasiones: el teletrabajo; su importancia lo exige. En estos tiempos de crisis muchas son las soluciones que se han adoptado por parte de las empresas y las administraciones públicas para reducir costes: despidos, reducciones de jornada, suspensiones temporales de empleo, etc.; pero poco o nada se ha escuchado sobre el teletrabajo como instrumento de ahorro, reducción de costes y eficiencia económica.

También se habla continuamente de las dificultades y de la falta de instrumentos para conciliar la vida laboral, familiar y personal, cuando en el teletrabajo se encuentra un instrumento que no sólo es útil a la conciliación, sino que además ahorra costes a las empresas, a las familias y a la sociedad.

Teletrabajo en España

Entonces ¿cuál es la excusa para no trabajar a distancia?

¿Por qué gastamos tiempo y dinero en ir a la oficina a realizar un trabajo que se podría hacer en casa?¿qué sentido tiene levantarnos temprano, vestirnos con formalidad, sacar el coche, aparcar, coger el ascensor y encender un ordenador para tener una reunión por videoconferencia?¿no se acaba más pronto un informe, que requiere especial esfuerzo y concentración, en casa que en una oficina ocupada por personas que hablan a la vez mientras suenan los teléfonos?¿por qué tenemos que dedicar tiempo a escuchar relatos que poco nos interesan —por ejemplo, la últimas vacaciones de nuestro jefe— y llegar a casa sin fuerzas para escuchar las aventuras de nuestro hijo?¿no habría menos contaminación en Madrid si más personas trabajasen desde casa?¿por que no intercambiar la tarde de trabajo del lunes en la oficina por la del sábado en casa y así poder asistir a las reuniones del AMPAs?

A diferencia de lo que ocurre en otros países como Alemania o Estados Unidos, y a pesar de que el desarrollo tecnológico camina a pasos de gigante, en España la implantación del teletrabajo no acaba de instaurarse con fuerza. La media europea de personas que teletrabajan se sitúa en torno al 13%, en España se aproxima al 7,4% (Informe Adecco). Posiblemente algunas de las barreras que frenan el incremento de las ofertas de teletrabajo sean el pequeño tamaño de la mayor parte de las empresas españolas, con estilos directivos basados más en el control directo de los trabajadores y las trabajadoras que en la evaluación de los objetivos y resultados; la cultura del presentismo; que las decisiones están en manos de personas que por motivos de edad no tienen buena relación con las nuevas tecnologías o gestionan los RRHH con métodos poco innovadores o ya desfasados; la falta de inversión en equipos y sistemas informáticos o la escasa formación del personal. Tampoco desde los poderes públicos se han impulsado acciones, como si ocurre por ejemplo con otros temas como el emprendimiento, para que haya un cambio de tendencia.

Casos de éxito

Algunas empresas ya han optado por el teletrabajoBBVA, Banesto, Bankinter, IBM, Universidad de Burgos, Endesa, Iberdrola, Cisco, Intel, Telefónica, HP, Microsoft o Ikea. También aumentan progresivamente el número de directivos que apuesta por el teletrabajo y la cantidad y calidad de las ofertas para trabajar a distancia.

Teletrabajo en España

Ventajas de teletrabajar

Para el/la trabajador/a:

  • Posibilidad de conciliar la vida laboral, familiar y personal.
  • Ahorro de tiempo en los desplazamientos.
  • Ahorro de combustible, revisiones del coche, cambio de neumáticos, etc.
  • Disminución del gasto en vestido, calzado y complementos necesarios para acudir a la oficina, reuniones, etc.
  • Comodidad de poder trabajar en casa con ropa informal y flexibilidad horaria.
  • Mayor salario y protección social; por ejemplo, conservar la jornada al 100% en lugar de solicitar una reducción de jornada o excedencia por cuidado de menor o familiar.
  • Posibilita el acceso al trabajo a personas con discapacidad, dificultades de movilidad o problemas físicos.
  • Mejora la economía familiar porque se evitan gastos de guarderías, ludotecas y servicio doméstico.

Para la empresa:

  • Reduce los gastos fijos —luz, agua, servicio de limpieza, etc.— porque hay menos personas que los usan o se utilizan durante menos tiempo.
  • Se necesita menos espacio; es decir, ahorro de alquiler u otros gastos fijos —no es lo mismo ventilar o calentar 100 m² que 300 m²-.
  • Evita el pago del plus de transporte o asistencia, en su caso.
  • Elude conflictos con el personal derivados del disfrute de permisos y licencias.
  • Incremento de la motivación y eficiencia de la plantilla.

Para la sociedad:

  • Disminuye la contaminación y emisiones de CO² porque hay menos circulación.
  • Se incrementa el tiempo que las personas pueden dedicar a la sociedad o a su comunidad.
  • Mejora la calidad de vida y la salud de las personas; por tanto desciende el gasto público en salud.
  • Disminuye el uso del transporte público, del combustible y por tanto, la dependencia energética de otros países.

Cómo implanta el teletrabajo: formas, diagnóstico y proyectos piloto

Con el fin de evitar riesgos el teletrabajo se ha de implantar gradualmente y tras un diagnóstico de áreas, puestos de trabajo y funciones susceptibles de realizarse bajo está modalidad. Una vez descritos cuáles son habrá de concretarse cómo se va a llevar a cabo: el coste, a cuántas personas afectará, cuándo y cómo se van a evaluar los resultados, etc. Se puede comenzar con un pequeño proyecto piloto en un área determinada de la empresa  y posteriormente extenderse a otras. Ciertas desventajas, como la desconexión del trabajador con la empresa o sus compañeros, se salvan fácilmente utilizando diferentes modalidades de trabajo a distancia: un día, dos días, el 20% de la jornada o tres tardes a la semana; el teletrabajo no tiene porque ocupar el 100% de la jornada laboral.

¿Crees que queda todavía alguna razón para evitar el teletrabajo?

1 Comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*