Se busca padre trabajador que quiera dar ejemplo

Se busca padre trabajador que quiera dar ejemplo
12 marzo 2015 Ana Olego

Las trabajadoras por cuenta ajena, las trabajadoras por cuenta propia y las funcionarias tienen derecho a 16 semanas por maternidad, 112 días en total. Los padres que trabajan por propia, por cuenta ajena y los funcionarios disponen de un total de 15 días por paternidad; es decir, 97 días menos que las madres (13 semanas de diferencia).

Si ambos trabajan, la madre puede decidir ceder al padre todo o parte del permiso que exceda de 6 semanas (éstas son obligatorias para la madre) o puede decidir -en más del 90% de los casos así sucede-, no ceder su derecho al padre, con lo cual a éste sólo tiene una alternativa: incorporarse a su puesto de trabajo mientras la madre se queda al cuidado del bebe. Así lo dice la ley. Claro que también dice que los cónyuges son iguales en derechos y deberes, que deben compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes. O el legislador/a no se aclara, o no se le acaba de entender bien.

1

En este marco legal en el año 2008 Carme Chacón, entonces Ministra de Defensa y casada (1), se incorporó a su puesto de trabajo tras disfrutar del permiso obligatorio de 6 semanas, argumentando que había cedido el permiso al otro progenitor. En el año 2009 Rachida Dati, entonces Ministra de Justicia en Francia y sin «otro progenitor» conocido, regreso al trabajo a los cinco días de dar a luz mediante cesárea. En el año 2011 Soraya Sáenz de Santamaría volvió a la primera línea de la política a los 10 días de dar a luz y sin que haya transcendido ni preocupado qué hizo el otro progenitor, su esposo. Ahora nos preguntamos cómo conciliará Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, casada, embarazada de 5 meses y sumergida en pleno proceso electoral.

ministro

En cualquier caso el debate se prolonga ¿son las mujeres políticas o con visibilidad pública un ejemplo para las demás?¿es correcta la renuncia al permiso de maternidad o deberían demostrar que se debe y puede conciliar la vida laboral y la familiar? Pero lo que más llama la atención, antes y ahora, es que el debate se centre siempre sobre las mujeres, responsabilizándolas una y otra vez del cuidado de la prole, cuestionando su validez o dedicación profesional si además osan convertirse en madres, juzgando sus comportamientos en función de si ejercen o no sus derechos, penalizando o premiando así una u otra forma de ser madre trabajadora. ¡Si hasta se ha realizado un seguimiento minucioso de la faceta de abuela de Esperanza Aguirre o Doña Sofia! Mientras los hombres pasan desapercibidos. No se conoce —ni parece importar— cómo los políticos han ejercido la paternidad, qué dificultades han tenido para conciliar o si sus conductas han sido ejemplarizantes.

Conclusión, descentralicemos el foco de atención. Necesitamos modelos masculinos para sesiones intensivas de conciliación de la vida laboral y familiar.

(1) Referencias al estado civil en relación con el artículo 66 y siguientes del Código Civil .

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Le informamos que los datos de carácter personal que nos proporcione en este formulario de contacto, serán tratados por CONCILIA2 SOLUCIONES, S.L como responsable de esta web.

Finalidad del tratamiento de estos datos: Responder a las consultas planteadas y poder informarle sobre nuestros servicios.

Derechos: Podrá ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación, supresión y oposición a los datos en info@concilia2.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.