Protocolo de Acoso en la empresa: los 13 errores que debes evitar

Protocolo de Acoso en la empresa: los 13 errores que debes evitar
1 diciembre 2016 Ana Olego
protocolo de acoso

El Protocolo de Acoso contra el acoso sexual y el acoso por razón de sexo es la solución más empleada por las empresas para cumplir el mandato de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, que establece el deber —no es una opción— de promover condiciones de trabajo que eviten el acoso sexual y el acoso por razón de sexo; así como, el de arbitrar procedimientos para su prevención y para dar solución a las denuncias.

Ahora bien, es frecuente que el protocolo de acoso contenga errores de forma u omisión de contenidos que conviene subsanar para que resulte eficaz.

¿Quieres saber cuáles son los errores más frecuentes? Te lo contamos a continuación, ¡continúa leyendo!.

protocolo de acoso

Errores más comunes en el Protocolo de Acoso

  1. Se excluye del convenio colectivo de la empresa —si está lo tiene, que no siempre es el caso— y, finalmente, se convierte en un documento olvidado en el cajón.
  2. No se contempla la posibilidad de que la persona acosadora puede integrar el equipo directivo: presidente/a, dueño/a, socio/a mayoritario, etc. Lo que conlleva un desamparo total de la víctima en este supuesto.
  3. Se confunde mobbing, acoso sexual y acoso por razón de sexo. Son figuras totalmente diferentes y, aunque tienen elementos en común, debe de quedar claro en el protocolo en qué consiste cada uno de ellos.
  4. Habitualmente, se  considera “agravente” el acoso llevado a cabo por una persona con superioridad jerárquica sobre la víctima, pero no se determina qué consecuencias tiene en la sanción o en el procedimiento esa calificación.
  5. Se omiten las sanciones que se podrían imponer en caso de confirmarse el acoso.
  6. Se olvidan mencionar ejemplos de mobbing, acoso sexual y acoso por razón de sexo.
  7. Se dejan de lado las medidas preventivas como la formación o las campañas de sensibilización.
  8. Se descuida la protección de las personas que puedan actuar como testigos.
  9. No se recogen medidas cautelares que permitan proteger a la víctima y a los testigos hasta la resolución del procedimiento.
  10. Se prescinde de enumerar los medios de prueba y ponderar la validez o prioridad de cada uno de ellos en el procedimiento.
  11. Se califica el mobbing, acoso sexual y acoso por razón de sexo solamente como falta muy grave, desprotegiendo a las víctimas en los casos de comportamientos leves o graves.
  12. Se excluyen los sistemas de seguimiento y evaluación, tanto de cada uno de los casos de acoso, como de la eficacia del protocolo.
  13. Se pasan por alto los mecanismos de comunicación del Protocolo de Acoso a la plantilla, a toda la plantilla. Un excelente Protocolo no sirve de nada cuándo nadie conoce su existencia.

protocolo de acoso

Ejemplos de Protocolo de Acoso sexual y Acoso por razón de sexo.

Es fácil, no obstante si necesitas ayuda llámanos ¡podemos ayudarte!

1 Comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*