La presencia de mujeres en los altos cargos

La presencia de mujeres en los altos cargos
10 febrero 2015 Raquel Andrés

Mucho se ha hablado en los medios de comunicación -también hemos hecho mención en Concilia2- de la falta de paridad de sexos en el equipo de gobierno griego recientemente creado por Syriza. ¿Cuál es la situación en España? ¿Qué porcentaje de mujeres ocupan altos cargos, tanto privados como públicos, en nuestro país?

La Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres se centra, en parte, en el fomento del principio de presencia o composición equilibrada en órganos y cargos de responsabilidad. De esta manera, las personas de cada sexo no pueden superar el 60% ni estar por debajo del 40%.

En los últimos años, el aumento de la participación de las mujeres en la vida política ha aumentado considerablemente y no son pocas las que han sido -y son- alcaldesas, concejalas, diputadas o presidentas de comunidades autónomas. No obstante, la participación todavía no llega a ese límite del 40%. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el porcentaje de mujeres en órganos superiores y altos cargos de la Administración General del Estado a fecha de 2013 era del 32%.

Por si fuera poco, este porcentaje disminuye en función de la importancia del cargo. De esta manera, hay un 15,3% de consejeras, un 7% de vicepresidentas y un 2,9% de presidentas.

merkel

Pocas directivas en la empresa privada

En cuanto a la empresa privada, las cifras no mejoran. Según el estudio “Mujeres en la alta dirección en España”, de los 1.735 directivos de primer nivel que hay en nuestro país (repartidos en 147 grandes compañías españolas), solo 234 son mujeres. Es decir, un 13,4% del total.

Hoy día las empresas ya contratan a un número similar de hombres y mujeres, según dicho estudio. No obstante, conforme se sube en la escala organizativa, la presencia de ellas es cada vez menos común. Una investigadora del informe, Elena Morales, señala como posibles causas las barreras “psicológicas y culturales”, porque existe una creencia no escrita de que las mujeres son menos proclives a “aceptar puestos de responsabilidad, especialmente si eso implica horarios largos de trabajo y viajes”.

Otro dato representativo: en cuanto a la formación, el último estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentado a principios de 2015 revelaba que hay más mujeres con estudios superiores entre la población de personas de entre 25 y 34 años. No obstante, hay más hombres que consiguen un trabajo relacionado con su nivel de titulación, mientras que las mujeres engrosan más las listas de desempleo, lo que refleja que no es un problema de falta de estudio. Según la OCDE, el 66% de las mujeres están empleadas en comparación con el 80% de los hombres.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*