Machismo, también en la música y el audiovisual

Machismo, también en la música y el audiovisual
16 agosto 2017 Rosabel Rodríguez
La música, un arma para promover la igualdad o para normalizar el machismo

Música frente a la desigualdad de género

¿Es esa canción que escuchas día y noche machista? La pregunta está a la orden del día después de que el Instituto Vasco de la Mujer haya lanzado una lista de canciones frente a la desigualdad. La iniciativa surgió hace tres años porque la música puede ser un arma para combatir el machismo, pero también para perpetuarlo. La situación se repite en el audiovisual.

Canciones por la autonomía de la mujer

A quién le importa, Ella o I will survive figuran en la lista de 200 canciones a potenciar en locales y fiestas populares. Fue publicarse el listado, y la polémica estaba servida. ¿Es Despacito machista? Se cuestionaba, al no figurar la canción más escuchada del verano en la lista. Que no forme parte de ella, no significa que promueva la desigualdad, aseguró el instituto. Este defiende además que no hay estilos musicales machistas, sino letras que lo son en cualquiera de ellos.

Frente a ese tipo de canciones –entre las más criticadas las de 4babys, de Maluma– la lista propone alternativas que refuerzan la autonomía de la mujer. Además, en esta selección hay espacio para la reivindicación, necesaria en un ámbito en el que la repetición de letras que fomenten la desigualdad o la violencia, puede calar.

Sexismo en el cine

Si las canciones con contenido que perpetúa los estereotipos generan polémica, el cine no se queda a la zaga. “Cuando formas parte de una película en la que se intenta hacer comedia de una violación de una chica inconsciente, tienes que pararte a pensar”. Esta reflexión compartida en Facebook por la actriz Teresa Lozano prendió el debate sobre el sexismo en el cine.

“Antes que actriz, soy mujer”, continúa el mensaje. Con él, la actriz anunciaba que se desvinculaba de la promoción de ‘Ligones’, película en la que participa y que ve “plagada de machismo”. José Texeira, el director, ha anunciado una demanda contra Lozano. Además, defiende su proyecto. “No aparece ninguna violación ni se promueve la violencia”, aseguró.

Al margen de este caso, es indudable el poder del cine y la televisión para el fortalecimiento de roles machistas. Princesas ellas; galanes ellos, son tópicos que se reproducen frente a las pantallas, en las que también hay que estar atentos a la cosificación de la mujer y a la manera en la que se aborda la violencia. El Bechdel Test es una de las opciones para valorar el sexismo de una película. Grandes éxitos como El Señor de Los Anillos, Harry Potter o Vértigo, no superaron la prueba.

Machismo a los mandos de un videojuego

Con 4 de cada 10 españoles consumiendo videojuegos, el contenido que en ellos se aparece y la imagen que ofrecen de la mujer tiene también impacto. Y lo cierto es que no son pocos los videojuegos que promueven el machismo. De hecho, alguno de los más populares dan rienda suelta a la violencia, en general y contra la mujer.

Así, no extraña que expertos en la materia aboguen por la cautela a la hora de escoger un juego. De la elección dependerá que fomente la igualdad o que, por el contrario, promueva la discriminación tanto por la manera en la que la mujer es representada, como por el comportamiento que se ampara hacia ellas. La clasificación PEGI permite saber si un videojuego contiene comportamientos y referencias sexuales, además de violencia.

Exponerse repetidamente a contenidos sexistas puede favorecer que las desigualdades se acaben viendo como algo normal, especialmente entre los jóvenes. Por ello, prestar atención a la música que se escucha, así como a los contenidos audiovisuales que se consumen es un paso indispensable para avanzar hacia la igualdad plena.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*