Lo que España (y su economía) pierde cuando la igualdad no gana

Lo que España (y su economía) pierde cuando la igualdad no gana
14 marzo 2018 Rosabel Rodríguez
Solo 1 de cada 4 empresas cuenta con un plan de igualdad en España

La igualdad de género en la empresa, un reto pendiente

Si la presencia de la mujer en la cúpula de las empresas alcanzara niveles europeos, el crecimiento económico se dispararía. Lo haría tanto, como para que el Producto Interior Bruto (PIB) escalara ocho puntos de aquí a 2025. Es una de las conclusiones de un estudio que aporta otra perspectiva sobre lo mucho que España pierde cuando la equidad de género no gana. En pleno debate sobre de dónde sacar fondos para financiar (y subir) las pensiones,la falta de igualdad en el empleo y sus efectos se ponen de relieve.

¿Sabías que solo el 35% de las empresas cuenta con un protocolo contra el acoso? Y en lo que atañe a los planes de igualdad, ¿te imaginas cuántas firmas carecen de él? Te lo contamos y, a la vista de los datos, repasamos qué dice la Ley sobre los planes de igualdad.

Planes de igualdad: incumplimientos y falta de aplicación

Los planes de igualdad son un pilar para combatir la discriminación de género en las empresas. Y este asunto va más allá de la filosofía de un negocio, de su tamaño o de su sector. “Las empresas están obligadas a respetar la igualdad de trato y de oportunidades”, sostiene la Ley para la igualdad.

Esto se concreta en empresas con más de 250 trabajadores/as en la obligatoriedad de dotarse de un plan de igualdad. Este instrumento también es preceptivo cuando los planes sectoriales lo indiquen, y cuando la autoridad laboral lo establezca.

Años después de que se diera luz verde a estas obligaciones, más del 15% de las empresas que deberían contar con un plan de igualdad, carece de él. Así se desprende del estudio ‘Protocolos Laborales: radiografía de su implantación en España’. Este destaca además que solo 1 de cada 4 empresas cuenta con un plan de igualdad.

El porcentaje sube levemente cuando de lo que se trata es de actuar frente al acoso. Sin embargo, dos tercios de las empresas carecen de protocolos de actuación ante esta lacra. Más allá de la estadística, los datos revelan que los riesgos laborales de las trabajadoras no están siendo atendidos en excesivas ocasiones.

Las mujeres, determinantes para la economía

Los planes de igualdad son el instrumento que concreta cómo una empresa lucha para erradicar la discriminación. Pese a su relevancia, la falta de implantación se refleja en las cifras. Sin embargo, no todo queda en su elaboración. ¿Saltan los planes de igualdad del papel al día a día?

Pues parece que menos de lo que debería. Es lo que se desprende de otro estudio, el Woman Matter (Las mujeres importan), de McKinsey&Company. Tras recabar datos de 47 grandes empresas, este trabajo concluye que ni el 20% de las firmas que trabajan por la igualdad está logrando avances significativos.

Este estudio, el mismo que prevé 110.000 millones de euros más para el PIB español si la cantidad de mujeres en puestos de liderazgo se situase en niveles europeos, señala que es necesario mejorar la aplicación de las medidas que las empresas aprueban. De hecho, el estudio tilda de “deficiente” la calidad de la implementación de las iniciativas para garantizar la equidad. “Es fundamental que los responsables empresariales muestren su compromiso con este cambio”. Es una de las propuestas del estudio, que apela al esfuerzo conjunto de empresas, Gobierno y colectivos por la igualdad en la empresa.

Beneficios del Plan de Igualdad

Para acabar con la discriminación, la elaboración de un plan de igualdad, su aplicación y el análisis de resultados son clave. Y aunque la Ley no obligue a todas las empresas a dotarse de él, sí exige la igualdad en materia de empleo. Lo hace, por ejemplo, la propia Constitución Española.

Además, promover medidas que implanten un ambiente laboral libre de sexismo aporta más beneficios. La mejora de la reputación de una empresa es una de las aportaciones más comunes y, al tiempo, más importantes. Como ejemplos, una imagen de marca justa e igualitaria puede abrir las puertas a nuevos mercados.

La obtención de más beneficios es otra de las fortalezas de un buen plan de igualdad. Además, el impacto de estas políticas y de la conciliación de la vida familiar y laboral impactará en las plantillas. Más motivación, menos absentismo, mayor sentimiento de pertenencia y, finalmente, una mejora de la productividad, son otros de los logros al alcance de cualquier empresa que apueste por acabar con la desigualdad en el empleo.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*