Las mujeres en la industria del cine

Las mujeres en la industria del cine
25 Febrero 2015 Ana Olego

El Día Europeo de la Igualdad Salarial arribó este año en EEUU de la mano de Patricia Arquette. Según la revista Forbes en 2013 los 10 actores con mejores nóminas sumaron 419 millones de dólares; las actrices la mitad. Pero ese no es el único problema, ni acaso el más importante.

_arquette_13b43616
Una mirada superficial a la historia del cine nos confirma sin titubeos que ha sido el hombre quien ha protagonizado las películas más vistas y galardonadas, relegando a la mujer a papeles secundarios en un reparto injusto que perpetúa estereotipos de género y roles sexistas. Cuando él ha sido héroe ella ha sido la salvada (Titanic), cuando ha sido científico (La teoría del todo, Una mente maravillosa), mafioso (El Padrino, Camino a la perdición) o boxeador (Rocky, Ali) ella ha sido la sufrida esposa; cuando él ha sido hombre de negocios ella ha sido prostituta (Pretty Woman) o sirvienta (Una camarera en Manhattan). Si él ha sido sheriff, vaquero o pistolero, ella ha sido viuda o mujer de vida fácil (Yohnny Guitar). Él ha sido profesor y ella alumna (Dirty Dancing, My fair lady), él jefe y ella empleada (Flashdance, Los ángeles de Charlie, Erin Brockovich), él vampiro y ella víctima (Crespúsculo, Drácula). Cuando él cabalgaba por el bosque (Robin Hood) o escribía obras de teatro y poemas (Shakespeare in love) ella estaba recluida en castillos o palacios. El hombre ha ganado batallas, o las ha perdido con honor, mientras las mujeres eran violadas y asesinadas por los enemigos (300), esperaban en casa (Leyendas de pasión) o, simplemente, eran el origen de la disputa (Troya).

page

Él ha sido el líder de la pandilla y ella la chica ingenua (Grease). También ha sido músico (Amadeus), aventurero (Lawrence de Arabia, Indiana Jones), soldado (Nacido el 4 de julio, Platoon, Forest Gump), deportista (Carros de Fuego; Senna, Invictus) y asesino (No es país para viejos, El silencio de los corderos, Seven). El hombre ha salvado a la humanidad (Avatar, Superman, Gandhi), realizado grandes hazañas (La lista de Schindler) y conquistado su libertad (12 años de esclavitud). El hombre ha domado animales (Bailando con lobos, El hombre que susurraba a los caballos, Tarzán), ha dirigido naves espaciales (Guerra de las Galaxias) y ha explorado lo desconocido (1492, La conquista del paraíso; Alejandro Magno). Él ha podido todo, incluso e increíblemente, amar a otros hombres (Brokeback Mountain) y conquistar a la bella siendo la muerte (¿Conoces a Joe Black?). Hasta ET era de sexo masculino ¿no?.

Las mujeres, con honrosas excepciones, han sido bailarinas, coristas y cabareteras (Chicago, El cisne negro, Mouline Rouge), niñeras e institutrices (Mary Poppins, Sonrisas y lágrimas), sirenas (La sirenita, Escuela de sirenas), ha buscado marido con ahínco (Orgullo y Prejuicio, Mujercitas, Lo que el viento se llevó), han sido vírgenes (Las vírgenes suicidas), madres (La fuerza del cariño), empleadas del hogar (Spaninglish), brujas (Sabrina) y gehisas (Memorias de una Gehisa).  Las mujeres americanas han estado Desesperadas (sólo en la tele) y las españolas Al borde de un ataque de nervios.

page 1

El cine dota a la ficción de realidad, la crea y la define. Es fácil pensar que los hombres y las mujeres reales son como los personajes de la pantalla; así creamos expectativas respecto a los demás, construimos nuestra identidad y desarrollamos nuestra autoestima. Tiene que ser fácil y grato para los hombres identificarse con el héroe de la pantalla, pero ¿y las mujeres?

Si no teníamos suficiente, ahora llega a nuestros cines 50 sombras de Grey.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*