Igualdad y demografía: siempre se acuerdan de nosotras cuando llueve

Igualdad y demografía: siempre se acuerdan de nosotras cuando llueve
23 febrero 2011 Celia Zafra
Ropa tendida correspondiente a una familia numerosa

Siempre se acuerdan de nosotras cuando llueve.

Pasa con los países cuya natalidad no asegura la tasa de reposición de la población o con los territorios que directamente pierden habitantes, como Galicia o Castilla y León. Y entonces, ah, llega el peligro de la “CATÁSTROFE DEMOGRÁFICA”.

Y empiezan a proponerse soluciones, muy originales como veréis, que relacionan la demografía con los derechos laborales de las mujeres:

“Hay que buscar otras soluciones que debieran pasar (por) garantías reales para conciliar la vida laboral y familiar, por la no discriminación de la mujer con hijos, excedencias pagadas para el cuidado de los niños, más y mejores guarderías y, sobre todo, que todas las empresas garanticen la reincorporación de las madres en las condiciones laborales (y salariales) que habrían tenido sin el parón de la maternidad”

Nos ha jodido mayo con las flores (con perdón). O sea, que estas medidas tan de cajón, no serían necesarias si no se hiciera cada vez más imprescindible que las mujeres nos animáramos a procrear. Si tuviéramos todas 3 hijos, ya podríamos pasar de promover escuelas infantiles asequibles o directamente de que las mujeres trabajáramos fuera de casa.


Ropa tendida correspondiente a una familia numerosa

"Familia numerosa", foto de Nuielo tomada de Flickr


Igual hoy me he levantado un poco cínica, pero me gustaría que derechos como la igualdad salarial (decíamos ayer…), la posibilidad de equilibrar trabajo y vida privada o la no discriminación laboral por ser mujer se me garantizaran independientemente de ser madre o no, y más independientemente todavía de las necesidades demográficas del país. Las madres trabajadoras necesitan una protección especial para dejar de ser vistas como bombas de relojería en las empresas, pero porque es de justicia y no sólo porque la pirámide demográfica acucie. Y esto lo firma una a la que adorna una inocultable barriga de 7 meses de gestación.

5 Comentarios

  1. Uxio Malvido 7 años hace

    Pues sí… pero este es el eterno debate entre la visión de la “justicia social” y la de las “necesidades del negocio”, o en este caso “necesidades sociales”. Digamos que distintos argumentos movilizan a distintos actores…

  2. Diana 7 años hace

    Parece que en las universidades y en algunas empresas de Cantabria comienzan a preocuparse por fomentar la igualdad de oportunidades. Fraile y Blanco, una empresa de Cantabria, ya ha incorporado en su plantilla a una de estas “líderes universitarias”. Aquí os paso la info:

    http://on.fb.me/fWUlYj

    Saludos

  3. Ángeles Briñón 6 años hace

    A veces tengo la sensación que nos repetimos, que volvemos a debatir lo mismos temas una y otra vez, pero no queda más remedio mientras las situaciones no cambien. no cambien.

    Cuando se relaciona la maternidad con la natalidad no siempre se hace pensando en los problemas que ser madre tiene para las mujeres. Las empresas tienen inevitablemente que cambiar.

    Saludos

    Ángeles

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*