Horarios españoles, ineficaces y agotadores

Horarios españoles, ineficaces y agotadores
7 Septiembre 2015 Ana Olego

La semana pasada reflexionábamos sobre la relación que el síndrome postvacacional podría tener con la falta de medidas para la conciliación de la vida personal, laboral y familiar; pero ya en ocasiones anteriores hemos señalado la necesidad de la racionalización de los horarios y la ineficacia de la cultura del presentismo. Ahora un estudio de OBS Business School indica que el menor rendimiento de la Unión Europea (EU) por hora trabajada se da en España.

sindrome-300x192

España es el tercer país con la jornada laboral más amplia de la UE y el que menor rendimiento obtiene por hora trabajada. El informe determina que las variables del rendimiento son la motivación, la habilidad y la coordinación. Añade que la desconexión del trabajo a lo largo del año, y no sólo durante las vacaciones, es beneficioso para mejorar el rendimiento en el trabajo y reforzar la vida familiar. Y concluye que en España existe la certeza de que el número de horas que se pasan en la oficina es directamente proporcional a la productividad.

1-2-jerarquia-de-las-necesidades-segun-maslow
El psicólogo Abraham Maslow desarrolló, dentro su la Teoría de la Motivación, una jerarquía de las necesidades que las personas buscan satisfacer. Si las necesidades básicas —las fisiológicas y las de seguridad— están cubiertas lo que motivará a las personas será satisfacer las siguientes: las de pertenencia, autoestima y desarrollo personal. Por eso, si los salarios cumplen su función de cubrir las necesidades básicas —vivienda, vestido y alimento— lo que motivará a las personas a alcanzar mayores cotas de eficacia serán satisfacer las necesidades del vértice de la pirámide; es decir, las que tienen que ver con la racionalización de los horarios y la conciliación de la vida laboral, personal y familiar.

arhoe-225x300

El trabajo es fuente de ingresos pero, paradójicamente, también requiere cierto desembolso económico: combustible y mantenimiento de vehículo, transporte público, aparcamiento, comidas, cafés, ropa adecuada, etc. También podríamos incluir en estos gastos los derivados de la contratación de personal o servicios para que realicen las tareas que nosotros no podemos hacer por falta de tiempo: cuidado de menores, cuidado de mayores, limpieza del hogar, cocinar, etc. El gasto se incrementa, entre otros factores, cuanto más amplia es la jornada laboral. Por ejemplo, el pago de aparcamiento en una población de tamaño medio de quien tenga una jornada partida —mañana y tarde— puede superar los 100 euros mensuales. Con una jornada continua la misma persona no sólo reduciría los gastos de aparcamiento y combustible, sino que dispondría de más tiempo para satisfacer las necesidades del tercer grupo en la escala de Maslow.

Qué ambiente laboral puede existir en una empresa cuando quienes la forman no pueden satisfacer sus necesidades afectivas, ni las de sus hijos/as, ni participar activamente en su comunidad, ni disponer de tiempo de ocio, ni de tiempo para acceder a la cultura. Las empresas habrá de tomar nota si quieren retener el talento, no parece que la generación mejor formada de la historia vaya a conformarse con ver fútbol y telenovelas en la tele.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*