HACER NEGOCIO Y HACER EL BIEN ES POSIBLE

HACER NEGOCIO Y HACER EL BIEN ES POSIBLE
3 octubre 2018 Eva Peran Selva

A menudo nos preguntamos si realmente es posible sostener un negocio rentable y hacer el bien realizando acciones para el conjunto de la sociedad. La Responsabilidad Social Corporativa nos muestra que el impacto de un negocio no únicamente debe medirse por la cantidad de producción o de beneficios generados, sino que es todo aquello que afecta a lo grupos de interés de la organización. Es decir, trabajadores/as, clientes/as, proveedores/as, etc. Por lo tanto, también la sociedad de la que forma parte la empresa.

Es conocido que muchas empresas, especialmente las grandes corporaciones, proyectan una imagen negativa respeto a sus acciones de Responsabilidad Social Corporativa. Generalmente éstas son vistas como métodos de branding y/o marketing pero que no aportan un valor real a los grupos de interés y a la sociedad.

De todas formas, es imprescindible hacer ver a las grandes empresas la importancia y el impacto que suponen sus acciones enfocadas al bien común. Como se ha comentado anteriormente, el impacto de la corporación afecta al conjunto de la sociedad, por lo tanto, las grandes empresas, que ejercen un poder real a la sociedad, pueden generar un gran cambio.

El índice de la RSC

Un gran ejemplo para ver el efecto del impacto de las grandes empresas es en el caso de China, país que está acumulando el mayor crecimiento de empresas a nivel mundial. Así pues, el poder que tienen las empresas en China hace ver a los demás países la urgencia en transformar todo este poder en un impacto positivo para el entorno. Con el objetivo de incentivar prácticas responsables, se creó el índice de RSC que clasifica las 50 compañías que mejores prácticas están realizando, fue creado por el profesor Oliver Rui para que las empresas en Chinas tuvieran algún incentivo para empezar a cambiar su forma de entender el beneficio económico.

Más allá de la necesidad, cada vez más urgente, de que las empresas sean un ejemplo de buenas prácticas para la resta de la sociedad, a menudo el problema recae en las prioridades establecidas en dichas organizaciones. Hacer el bien común no suele ser vista como una necesidad urgente para la empresa y, a menudo, pasa a ser una acción secundaria que no termina de desarrollarse nunca, o se hace de forma superficial.

Hacer el bien común no suele ser visto como una necesidad urgente para la empresa

Lo que debemos preguntarnos es por qué las empresas no perciben el bien común como algo primordial en su organización. La respuesta es muy clara si nos fijamos en los datos: El 80% de las nuevas empresas afirma que su principal preocupación es la rentabilidad de su negocio. Así pues, todas aquellas acciones que tengan un impacto directo en su margen de beneficio, supondrán una prioridad respecto a las acciones de Responsabilidad Social.

La realidad es otra si volvemos a fijarnos en los resultados de muchas de las empresas que han optado por apostar por la Responsabilidad Social desde el punto central de su negocio. La Fageda, empresa creada en 1982 es un perfecto ejemplo de empresa que años en el sector y, a parte de su éxito empresarial, ha recibido numerosos premios por su labor en la integración de personas con discapacidad intelectual

Para hace ver la importancia de mirar para el conjunto de la sociedad, es necesario desbancar algunos de los mitos que tienen las empresas acerca de las acciones de responsabilidad

  • No está relacionado con mi negocio, los clientes y las clientas se van a despistar: Error. Todo lo que puedas hacer desde tú negocio y que tenga efecto a tus grupos de interés estará relacionado con tu negocio. Siempre puedes relacionar todas las acciones con tu actividad empresarial principal.
  • Voy a perder tiempo y dinero en algo que no me aporta beneficio. Error. El tiempo y el dinero únicamente se pierden si el resultado no sirve para y por nadie. Además el beneficio que obtiene tu empresa estará relacionado con la imagen de marca, puedes aprovecharlo para acercarte a otro target.
  • Puesto que las acciones de Responsabilidad Social están relacionadas con el branding, pediré al departamento de marketing que lo haga. Error. La Responsabilidad Social debe ser entendida desde todos los departamentos de la empresa y debe daros soporte un/a experto/a. Si únicamente se realiza desde el departamento de marketing es fácil que la empresa caiga en el error de realizar acciones de lavado de marca, que suelen ser muy mal vistas por la comunidad de clientes/as.
  • Me interesa que los clientes/as conozcan mis valores corporativos, así que lo introduciré a la web. Error. Es importante mantener la coherencia entre la información que das al exterior y la realizad de tu organización. Si se realizan acciones reales no únicamente podrán verlo los/as clientes/as, sino que las personas que formen parte de la plantilla se sentirán orgullosos y orgullosas de formar parte de tu empresa.

En conclusión, no hay ninguna incompatibilidad entre hacer negocio y hacer el bien. Por lo contrario, una cosa puede incentivar a la otra. Por este motivo es fundamental la realización de una estrategia completa y un plan de acción desde todos los puntos de la empresa. Obtener certificaciones de calidad es otro de los incentivos que tienen las empresas para obtener credibilidad ante sus clientes y clientas y otras organizaciones.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*