El fútbol noruego marca un gol frente a la desigualdad salarial

El fútbol noruego marca un gol frente a la desigualdad salarial
27 octubre 2017 Rosabel Rodríguez
Víctoria de la selección de fútbol noruego contra la desigualdad salarial

La selección noruega de fútbol acaba con la desigualdad salarial de sus jugadoras

La desigualdad salarial por razón de género ha vuelto a centrar la atención en estos días. Esta brecha ha saltado una vez más al Congreso de los Diputados. Pero además, una nueva publicación de Eurostat ha incidido en que las mujeres perciben en la Unión Europea un 16’3% menos por su trabajo que los hombres. En este contexto, sobresale el gol por la igualdad salarial que se ha marcado en Noruega. Allí, las jugadoras de la selección nacional pasarán a cobrar el mismo salario que sus compañeros de la selección masculina.

Victoria frente a la desigualdad, desde el fútbol

En un mundo como el del fútbol, con sueldos astronómicos entre los jugadores de Primera División (hombres, claro), lo sucedido en Noruega es toda una victoria para la igualdad salarial. Por el momento, eso sí, no deja de ser un oasis en un universo claramente desigual. De hecho, ya en septiembre las futbolistas de Dinamarca se negaron a jugar un partido amistoso en protesta por la discriminación que sufren en esta materia.

En España, con un solo dato se entiende la situación que enfrentan las futbolistas profesionales. Ganar la Liga Iberdrola reportó a las jugadoras del Atlético de Madrid 54 euros por cabeza. ¿La diferencia respecto a lo que hubieran obtenido si, en vez de ganar la liga femenina, hubieran obtenido la masculina? Pues cerca de 300.000 euros por integrante del equipo.

Este es el nivel de las diferencias que se manejan en el mundo del fútbol y, de ahí, el valor del ejemplo noruego. Por cierto, este subraya la importancia de que todos -mujeres y hombres- empujen en la misma dirección. Allí, para que los sueldos se equiparen, ellos han puesto de su parte. En concreto, los futbolistas masculinos han cedido parte de sus sueldos.

La brecha salarial persiste

El logro de la selección noruega no está todavía al alcance de las futbolistas españolas. Pero el ejemplo ni siquiera cunde en el conjunto del país báltico, donde los hombres perciben 33’08 euros por hora de trabajo, mientras que la media para las mujeres es de 28’31 euros.

El dato procede de Eurostat, que acaba de publicar La vida de las mujeres y los hombres en Europa. Este análisis incide en la amplitud de la brecha salarial por razón de género en la Unión Europea. Las mujeres siguen cobrando un 16’3% menos por su trabajo. Además, las directivas se llevan la peor parte, puesto que en su caso la diferencia asciende al 23%.

¿Y en España? Según la publicación, las mujeres españolas cobran 10’86 euros de media por hora de trabajo; mientras que en el caso de sus colegas masculinos el salario hora se eleva a 12’76 euros.

La desigualdad salarial, en el Congreso

Y entre la noticia que llegaba desde Noruega y la publicación de Eurostat, la desigualdad salarial ha vuelto al Congreso de los Diputados. Con el acuerdo de todos los grupos, el pleno dio luz verde a una moción para exigir al Gobierno que ponga medios que corrijan la diferencia en retribuciones entre hombres y mujeres.

Lejos de ser una petición genérica, esta incorporó medidas concretas que podrían estrechar la brecha salarial. El refuerzo del control de los convenios colectivos para eliminar cualquier discriminación de género figura entre las acciones reclamadas. A ella se suma la petición de que la información sobre salarios, desglosada por género, sea pública. La equiparación de los permisos de maternidad y paternidad, así como el establecimiento de horarios racionales que favorezcan la conciliación se incorporaron a esta batería de peticiones.

Días antes de que esta moción saliera adelante, el Gobierno avanzó algunos objetivos a futuro. Entre ellos, forzar a las empresas a informar a las plantillas sobre los sueldos que abonan, por género y categoría. Habrá que esperar qué otras medidas activará el ejecutivo, para ver si el ejemplo de la selección noruega se extiende, en este caso al conjunto de las trabajadoras españolas.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*