Factores negativos para la productividad de una empresa.

Factores negativos para la productividad de una empresa.
28 julio 2014 Andrea - Concilia2

A lo largo de esta semana os vamos a hablar de un tema que afecta tanto a las empresas multinacionales, grandes y pymes, como a los trabajadores: Productividad.  En este primer post, os daremos las claves que afectan directamente a la productividad de tu empresa. En el próximo post os aconsejaremos como mejorar vuestra productividad como trabajadores.

produc

¿Qué es una amenaza para la productividad de mi empresa?

1. Reuniones en horas poco adecuadas. Convocar una reunión a media mañana corta el ritmo de trabajo de tus empleados, se pierde concentración y se vuelve al trabajo con otros asuntos en la cabeza que quizás no son el objetivo principal del día. Convocar estas reuniones al finalizar la jornada, tampoco es una buena idea. Se debe tener en cuenta el cansancio de los trabajadores, y el hecho de que es un momento donde la creatividad, la capacidad de concentración, el ánimo y su atención se encuentran bajos. La mejor opción para ser realizar las reuniones al principio de la jornada, y al principio de la semana. Servirán de motivación y un recordatorio de los objetivos y tareas a cumplir.

2. Exceso en la frecuencia y duración de desayunos y comidas de trabajo. Es necesario separar la relación profesional de la personal con clientes, compañeros, superiores, etc. Esto no implica que no se deba buscar una relación cordial y agradable.

3. Horarios no flexibles. Si visitas nuestro blog frecuentemente, ya sabrás que la dificultad para conciliar la vida familiar y laboral es un handicap para la productividad. Facilitar la conciliación es básico para que el trabajador o trabajadora estén motivos y se sientan implicados con la empresa.

4. Jornadas de trabajo de más de 10 horas o el presentismo laboral. Trabajar un gran número de horas no implica un aumento de la productividad, ni que las tareas y los objetivos marcados se estén cumpliendo realmente. Muchas veces implica todo lo contrario. Una jornada de trabajo de ocho horas, en la cual se organicen las tareas y los objetivos a cumplir de forma correcta, es la mejor opción.

5. Pocas posibilidades de promoción. Un mismo trabajador en un mismo puesto de trabajo durante años… puede que su motivación, productividad e implicación estén bajo mínimos. Nuevos compañeros, nuevas tareas y responsabilidades mejorar su motivación y, por tanto, su productividad.

6. Exceso de festivos entre semana. Dificultan la concentración y una buena marcha del ritmo de trabajo. La mejor opción es adaptar el calendario laboral a las necesidades de la empresa y de sus trabajadores.

7. Exigencia continua a los empleados. Las exigencias continuas a los empleados, a veces innecesarias e injustificadas pueden provocar en ellos, estados de estrés, ansiedad… que pueden desembocar en bajas por enfermedad.

8. Cambiar reuniones y viajes de trabajo por videoconferencias. Las nuevas tecnologías nos dan herramientas suficientes para evitar los desplazamientos, lo que nos permite ahorrar en costes y tiempo.

9. Exceso de personal en las reuniones. Cuando una reunión de personal o con un cliente, implica que se corte el ritmo de trabajo de la empresa, esto afecta a la productividad. Hechos como que un solo empleado se encargue de la reunión con el cliente, que solo acudan a las reuniones de personal los jefes de departamento, mejorarán la productividad.

10. Equipamiento obsoleto. No nos referimos simplemente al equipamiento informático, telefonía e Internet, que si fallan suponen un gran obstáculo en el desarrollo del trabajo. También nos referimos al mobiliario, el equipo de climatización, y todo lo referente a la infraestructura de la empresa.

Fuente: Castilla y León Económica.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*