El ritmo de la igualdad (o la paciencia de las mujeres)

El ritmo de la igualdad (o la paciencia de las mujeres)
25 Mayo 2015 Ana Olego

En España el sufragio universal masculino fue aprobado definitivamente en España en 1890, el de las mujeres en 1931. Las mujeres tuvieron que esperar 40 años más que los hombres. Tras una dictadura y una transición a la democracia de claro protagonismo masculino —los padres de la Constitución fueron todos hombres y también lo han sido hasta ahora todos los presidentes del gobierno y los líderes de la oposición, sin que se atisbe en el horizonte ningún signo de cambio– hubo que esperar 24 años, desde la aprobación de una constitución que declara la igualdad de todos y todas, para que en el año 2004 se constituyera el primer gobierno paritario de la historia de España —lo cual no quiere decir que el resto de la estructura gubernamental también lo fuera, ni que lo hayan sido todos los que han venido detrás—.

padres y presidentes

Arriba: Los siete padres de la Constitución Española (1978) . Abajo: Presidentes del Gobierno y el Rey Juan Carlos I 

En el año 2007 se reforma la Ley del Régimen Electoral General para introducir el artículo 44 bis que obliga a que las candidaturas al Congreso, municipales, Parlamento Europeo, y Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas tengan una composición equilibrada de mujeres y hombres, de forma que en el conjunto de la lista cada uno de los sexos supongan como mínimo el 40%. Este artículo ha dividido a la mayor parte de la población española en dos grandes equipos al igual que hasta entonces lo había hecho el fútbol; los que están a favor de las cuotas para garantizar la presencia femenina y los que están en contra argumentando que las mujeres tienen que alcanzar las metas por méritos propios y no por ser “mujer cuota”. Partiendo del punto de vista de que el mérito alcanza de forma paritaria a hombres y mujeres, no se entiende porque no se han de establecer instrumentos que garanticen la presencia de las mujeres en los puestos de responsabilidad.

clara campamor

Clara Campoamor, impulsora del voto femenino en España

Las estadísticas indican que las mujeres siguen avanzando en representación y esperando por la paridad. El porcentaje total de concejalas en el territorio español se ha incrementado gradualmente; en el año 1995 sólo el 16,45% de las personas que ocupaban concejalías eran mujeres, en 2014 la cifra alcanzó el 35,24%; en 1983 sólo el 2% de las alcaldías españolas estaban ocupadas por mujeres, en el año 2014 esta cifra alcanzaba el 47,42%; hasta el año 2004 no hubo ninguna mujer presidenta de una CCAA, en 2013 la cifra ronda el 15,79%. Hasta el año 1986 no hubo ninguna mujer en el gobierno, en el año 2011 se perdió la paridad alcanzada (33%).

Ya se sabe, en igualdad de oportunidades se dan dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás. Habría que ajustar el ritmo para reducir los tiempos de espera.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*