El cambio de hora. ¿Ahorro energético?

El cambio de hora. ¿Ahorro energético?
27 Octubre 2014 Andrea - Concilia2

¿Tienes sueño? ¿Te notas raro? Quizás sea por el cambio de hora… o no.

reloj

Un año más nos hemos enfrentado al cambio de hora de otoño. Ayer, 26 de octubre, las 03:00 de la madrugada pasaron a ser las 02:00 cumpliendo con el tradicional cambio de hora que se lleva a cabo en otoño y en primavera.Esta medida se lleva aplicando en España desde 1974, y la última novedad data del año 2001, cuando el Parlamento Europeo llegó al acuerdo de aplicar de forma indefinida dicho cambio.

Los cambios de hora surgen en el contexto de la Crisis del Petróleo en los 70. En aquel momento se buscaba ahorrar al máximo en energía. Por ello, con el objetivo de hacer un mejor aprovechamiento de las horas de luz natural, se empezó a atrasar y a adelantar la hora según la estación. Además, a estos cambios horarios, se les suponían impactos positivos en el transporte, la salud, la seguridad vial y las condiciones del trabajo.

Pero… ¿De verdad supone un ahorro?

En el cambio que se lleva a cabo en primavera, el ahorro es incuestionable. Aunque según los estudios este ahorro energético es muy bajo, se calcula que las pymes ahorran un 1%, si que se percibe. En cambio, en el cambio de otoño, el que realizamos ayer, la realidad es distinta. Según ANAE, la Asociación de Consumidores de Energía, el cambio de hora de otoño no supone un ahorro de energía ya que coincide con otro factor muy importante: la bajada de las temperaturas, que requieren su gasto energético. Tal y como expone esta asociación, el verdadero ahorro energético gira en torno a otros indicadores como la eficiencia energética y un consumo adecuado de los recursos en el entorno laboral.

Además, tanto para las pymes como para el resto de hogares, una hora más de luz natural no es capaz de compensar el consumo adicional de energía que supone esa hora extra “de oscuridad” por las mañanas.

Otro tema del que sea ha escrito y hablado son las supuestas consecuencias para el organismo del cambio de hora. Podemos estar más cansados o todo lo contrario, al dormir una hora más, sentirnos con una sensación extraña como desorientados, durante los primeros días. Este “efecto” es mucho mayor en los niños, cuya capacidad de adaptación a este tipo de cambios no ha terminado de desarrollarse.

¿Os afecta el cambio de hora? ¿Notáis un pequeño ahorro? ¿Estáis más cansados?

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*