Después del Día de la Mujer, queda el valor de las que luchan

Después del Día de la Mujer, queda el valor de las que luchan
9 marzo 2011 Celia Zafra
Las protagonistas del caso Nolotil

Si esto fuera un mensaje de twitter, escribiría: #yoconfieso que cada 8 de marzo es más difícil escribir algo que no se haya dicho ya mil veces antes.

Pero es una entrada de blog, lo que pone las cosas mucho más difíciles: si creo no tener nada nuevo que aportar sobre el Día de la Mujer en 140 caracteres, qué voy a decir en 1.400. Lo único que he sacado en claro es que es mejor publicarla el día 9, que ya habrá pasado la avalancha escritora.

Eso, y que quiero hacer algunos reconocimientos: aunque comprendo los miedos de las que callan, quiero reconocer el valor de las que luchan. Como Rosario y Maravillas, que pagaron caro su atrevimiento,  pero han hecho posible que la vida de las que vinieron detrás fuera un poco más fácil. Llegaron a trabajar más de 100 horas en 5 días envasando frutas y hoy lo cuentan para que no les pase también a los eslabones más débiles de la cadena de nuestros días, las trabajadoras inmigrantes. Su historia, el caso Nolotil, la ha rescatado el diario La Verdad de Murcia para darle contenido a este centenario de la conmemoración del 8 de marzo.

 

Las protagonistas del caso Nolotil

Fotografía de Maravillas y Rosario en Cieza, publicada en La Verdad. Foto de V. VICENS / AGM

Hoy pienso en las que se empeñan en que trabajar fuera de casa y criar unos hijos más que deseados no sea una quimera, en los que creen que esto también tiene que ver con ellos, en las que no quieren ni tener hijos ni justificarse por ello, en las que tienen cuatro porque les ha dado la gana,  en las que se niegan a ser las eternas sacrificadas y sobre todo, en las que no olvidan (no olvidamos) a mujeres como Rosario y Maravillas porque sabemos que el futuro depende de la memoria.

Pasé la mañana del domingo leyendo el periódico al sol en una plaza. Mis vecinos de banco eran grupos de jubilados criticando al gobierno o compartiendo sus achaques. Todos hombres. Imagino a sus mujeres, con tantos años a las espaldas como ellos, arreglar la casa y preparar la comida sin tiempo para tertulias y espero que la siguiente generación que pase los domingos al sol luzca tantos moños y vestidos camiseros como corbatas y sombreros.  ¿Será mucho pedir? ¿Será poner demasiado alto el listón de los sueños?

 

Os dejo una recopilación variopinta y no exhaustiva de artículos  interesantes sobre el 8 de marzo:

Así son las españolas del siglo XXI, en 20 minutos

100 mujeres con talento digital, en Wellcommunity

Privilegios masculinos y paridad, en Proyecto Equo (sobre las cuotas)

Michelle Bachelet: “El momento de las mujeres es ahora. No volveremos a la cocina” , en El País

8 de marzo, la evolución del plumero a la silicona, sobre publicidad sexista, en el blog de Marian Requena

3 Comentarios

  1. Muchas gracias por la difusión del post, es un honor aparecer aquí. Tenemos que seguir luchando entre todos los sectores por la igualdad y la conciliación. Por muy difícil que parezca, todos podemos aportar algo, aunque sea un post en un blog.

  2. Autor
    Celia Zafra 7 años hace

    De nada, Marian. Me encanta el ejercicio de revisión publicitaria. Creo que nos retrata muy bien como sociedad. El anuncio del anillo y el juego de piernas me dejó KO.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*