Desmontando las falacias de VOX contra la violencia de género

Desmontando las falacias de VOX contra la violencia de género
7 enero 2019 Jessica Murillo

En estos días han saltado al debate público numerosas falacias sobre la ley de violencia de género que han hecho replantearse a la opinión pública si son ciertas o no. El partido Vox ha sido quien la ha puesto en el punto de mira al exigir la derogación de la misma para formar gobierno en Andalucía. En este contexto, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha asumido parte del discurso de Vox y ha propuesto que “todas las víctimas estén protegidas”, algo que ya existe en el Código Penal.  Pero, ¿son realmente ciertas las afirmaciones de uno y otro partido?

  • La frase más repetida por el partido Vox es que la violencia no tiene género. Esto es cierto. La violencia no tiene género, pero en género sí tiene violencia.  De hecho, el nombre no es casual. Se denomina “de género” porque lo que da lugar a ella es el género: la construcción social de lo que significa ser hombre y ser mujer, que posiciona a los hombres por encima de las mujeres. Dicho de otro modo, la causa de la violencia de género es el machismo. De esa manera, los hombres que consideran que su pareja femenina no cumple con los roles esperados como mujer, emplea la violencia contra ella como una forma de dominación, de asentar su rol de masculinidad. Esto significa que los hombres no pueden sufrir violencia de género porque no existe, ni históricamente ni en la actualidad, una educación que a las mujeres les haga pensar que son superiores a ellos. Tampoco un sistema estructurado que privilegie a la figura femenina sobre la masculina, hecho que sí pasa a la inversa. Esto no quiere decir que no haya mujeres que ejerzan violencia contra los hombres. Las hay y está penado también, en este caso por el código penal, pero la causa no es el género. Del mismo modo que a una persona heterosexual nadie ejerce la violencia sobre ella por ser heterosexual, ni a una persona blanca por ser blanca, a un hombre no se le ejerce la violencia por ser hombre. Son otras causas. El 90% de las veces que una mujer ataca a un hombre lo hace para defenderse. El número de casos de mujeres que ejercen la violencia sin haberla recibido previamente es menor al de los hombres. Cuando es la mujer quien ejerce la violencia sobre su pareja masculina no hablamos de violencia de género sino de violencia doméstica. La violencia doméstica la ejercen tanto un hombre como una mujer sobre personas del núcleo familiar. En este contexto hay que añadir que, aunque la ley 1/2004 solo considera violencia de género la que ejerce el hombre sobre su pareja o ex pareja femenina, el resto de violencias machistas como violaciones, acoso, trata… no ejercidas en el ámbito afectivo, también tienen su causa en la desigualdad y no se ejercen solo en el ámbito domestico.
  • Una de las exigencias de Vox es la “persecución efectiva de denuncias falsas”. Las cifras, sin embargo, demuestran que las denuncias falsas son mínimas. Según la Memoria de la Fiscalía general del Estado, desde 2009 y hasta 2016 se interpusieron 1.055.912 denuncias por violencia de género. De ellas, 79 resultaron ser falsas, es decir, el 0,0075%. Por lo tanto, el problema no está tanto en las supuestas denuncias falsas como en las mujeres que no denuncian. Según los datos de una encuesta realizada en 2011, solo lo hacen entre el 20 y el 25% y la media del número de denuncias en los últimos diez años ronda los 130.000. La solución pasa por establecer mecanismos que posibiliten a las mujeres denunciar y confiar en una justicia y unos recursos que no están funcionando como debería.
  • Asimismo, Vox considera que la Ley Integral contra la Violencia de Género atenta contra la Constitución y la convivencia al “discriminar a un sexo de otro” atribuyendo penas más altas para los casos en los que la agresión es cometida por un hombre y la víctima es una mujer, sea pareja o expareja. Sobre esto mismo, en el año 2008, el Tribunal Constitucional sentenció que la Ley Integral 1/2004 de Medidas integrales contra la violencia de género es constitucional. Dictaminó que la ley no vulnera el derecho a la igualdad entre mujeres y hombres, sino que es una respuesta adecuada para cambiar una situación de desigualdad de siglos que provoca que algunos hombres consideren a las mujeres como inferiores y ejerzan la violencia sobre ellas. Esto significa que, teniendo en cuenta esta desigualdad, una norma que protege y refuerza la seguridad de las mujeres no puede ser anticonstitucional. Anticonstitucional sería que no existiera, ya que supondría un déficit a la libertad y el derecho a la vida de más de la mitad de la población. De ese modo, según el Tribunal Constitucional, imponer una pena mayor al hombre es “razonable” ya que las mujeres están “insuficientemente” protegidas en el ámbito de la pareja, no vulnera el principio de igualdad y no discrimina por razón de sexo, ya que no se impone por ser varón sino por una grave conducta que reproduce “una arraigada desigualdad” y un “modelo agresivo” contra la mujer. Precisamente por eso, la desigualdad de las mujeres respecto de los hombres, se aplica una legislación concreta, ya que si se aplicara la misma ley para ambos casos sería ineficaz e injusto.
  • Otro de los puntos que señala Vox es que la ley desprotege a los hombres y deroga la presunción de inocencia. Esto tampoco es cierto, ya que el sistema penal y la legislación española es suficiente para proteger a los varones. Además, la ley, en ninguno de sus artículos, deroga la presunción de inocencia al ser un derecho fundamental consagrado en artículo 24 de la Constitución Española. Esto explica la razón por la cual en muchas ocasiones hay absoluciones por falta de pruebas, hecho que no significa que la denuncia sea falsa.
  • El partido también afirma que “no se facilitan los datos de los hombres que mueren a manos de las mujeres. Se ocultan los datos porque no interesa reconocer que los hombres también mueren a manos de mujeres”. La afirmación es falsa: desde hace una década, el Consejo General del Poder Judicial recopila en informes anuales públicos tanto el número de hombres como de mujeres que mueren en el ámbito doméstico.  A nivel mundial tampoco es comparable cuantitativamente la violencia que las mujeres ejercen sobre los hombres. El 70% de las mujeres que han sido asesinadas, el delito lo han cometido hombres. Así como la mayoría de la violencia que sufren los hombres es por parte de otros hombres. De ese modo, el 75% de los hombres asesinados lo son por hombres. Esto significa que, tanto si las víctimas son hombres como mujeres, quienes cometen los homicidios son hombres, y esto está relacionado con la educación y el rol de masculinidad. Mientras los asesinatos de hombres a hombres se dan en general por peleas, extorsiones… Los asesinatos de varones a mujeres son porque las consideran inferiores y de su propiedad. Esto quiere decir que la ley no va contra los hombres, sino contra los que maltratan.
  • Otra de las sentencias de Vox es que “se ocultan los datos de la nacionalidad de los agresores, siendo la mayoría extranjeros”. Afirmación igualmente falsa: los datos, ofrecidos de forma trimestral por el Consejo General del Poder Judicial, son públicos y explican el número de extranjeros condenados y absueltos en casos de violencia de género, al igual que hacen con las víctimas. Los últimos datos, correspondientes al segundo trimestre de 2018, reflejan que del total de hombres condenados (9.142) un 71,7% (6.560) eran españoles y un 28,2% (2.582) eran extranjeros. No obstante hay que recalcar que la violencia de género es global: se da en todas las culturas y niveles socioeconómicos ya que la causa, el machismo, también es global.

Imagen de Simone de Beauvoir. Fuente de la imagen: Wikipedia

Desmontadas estas afirmaciones es necesario acudir a Simone de Beauvoir, quien en el Segundo Sexo escribió una frase que hoy más que nunca está de actualidad en nuestro país: “No olvidéis nunca que bastará con una crisis económica, política o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados. Esos derechos nunca se dan por adquiridos. Debéis permanecer vigilantes durante toda vuestra vida”.

Jéssica Murillo Ávila, periodista experta en igualdad e intervención en violencia de género

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*