Contaminación acústica: mucho ruido y pocas nueces

Contaminación acústica: mucho ruido y pocas nueces
14 Julio 2015 Ana Olego

Manuel, alcalde de Miraflores, ha mandado colocar en la torre del ayuntamiento un reloj que toca todas las horas, las medias horas y los cuartos. El sonido del reloj, conectado a unos altavoces, se puede escuchar a más de 5 kilómetros de distancia en una zona que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad y que cuenta con un importante patrimonio natural. Marisa ha ahorrado durante meses para pasar una semana de vacaciones en Miraflores, pero ahora el ruido del reloj no la deja dormir y la acompaña intermitentemente cuando se escapa a caminar por la montaña.

14_03_11_contaminacionacistica

Marisa trabaja en un Contact Center —en una gran sala con 200 personas que hablan por teléfono de forma continuada— sin ningún tipo de protección que la aisle del ruido; de ahí que cuando Luis la llama para solicitar información sobre la posibilidad de disponer de Internet en casa de veraneo, Marisa tiene dificultades para entenderle.

Luis vive en un barrio que es el centro de ocio de la localidad. En verano sus calles se llenan de decenas de terrazas y miles de personas. Luis y su amiga Marta eligen esa zona a menudo para divertirse hasta altas horas de la mañana.

oficinasinruido_post-01-640x420

En la calle en la que trabaja Marta están levantando el asfalto para enterrar un cableado que mejorará la velocidad de Internet. Paco, uno de los operarios, ha informado a Marta que las obras finalizarán la próxima semana. Hasta ese día Marta no necesitará poner el despertador; Paco la despierta todos los días a las ocho de la mañana con el ruido de la perforadora.

Paco, con lesiones importantes en el aparato auditivo, está pensando en trasaldarse a vivir a su pueblo, Miraflores, y emprender un negocio realacionado con el turismo rural.

diviertete-sin-molestar

La contaminación acústica —ruido excesivo y molesto provocado por el tráfico, la industria, la construcción y las obras públicas, las relaciones entre las personas, el ocio, etc. — tiene consecuencias nocivas sobre la calidad de vida y la salud de las personas: sordera, fatiga auditiva, interferencias en la comunicación oral que en los lugares de trabajo puede llegar a provocar accidentes causados por la incapacidad de oír, agitación respiratoria, aumento de la presión arterial, dolor de cabeza, contracciones musculares, gastritis, aumento del colesterol, los triglicéridos y el índice glucémico, fatiga, estrés, depresión, ansiedad, insomnio, irratibilidad, agresividad, neurosis, aislamiento social, etc. Las consecuencias pueden ser más graves en el caso de personas mayores, menores o mujeres en estado de gestación.

Imagen7Los mecanismos de prevención o solución de la contaminación acústica habrán de ser específicos para cada circunstancia. El control de la producción del ruido en origen (casetas sonoamortiguadoras), reducción a través de medidas en el entorno (materiales absorbentes, barreras acústicas, aislamientos) o aplicar medidas de tipo individual (protección auditiva personalizada) serán algunas alternativas posibles.

Todos debemos contribuir a eliminar la contaminación acústica: las empresas, las administraciones públicas, los trabajadores y las trabajadoras y la ciudadanía en general. En muchos casos se podría evitar.

Y tú ¿cómo contribuyes a evitar la contaminación acústica en tu entorno, en la empresa?

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*