Conciliación y vacaciones de verano; ¿antónimos?

Conciliación y vacaciones de verano; ¿antónimos?
20 junio 2017 Rosabel Rodríguez
Con el fin de curso llegan las dudas sobre como cuidar a los hijos y trabajar al mismo tiempo

Conciliación y vacaciones, claves para disfrutar del verano

Acaba el curso para miles de menores y, el carpetazo a las aulas, se convierte en todo un desafío para muchos progenitores: ¿cómo atender a los hijos y disfrutar de ellos cuando sus vacaciones se extienden durante mucho más tiempo que las que ofrece la empresa? Compartimos algunas iniciativas a imitar que demuestran que, aunque la dificultad de conciliar vida familiar y vida laboral es mayor en verano, conciliación y vacaciones no son, necesariamente, antónimos.

Conciliación y vacaciones, más fácil con jornada intensiva de verano

Dejar de lado la jornada laboral partida, tan frecuente en España, y sustituirla por la jornada intensiva en verano. Es una de las fórmulas que favorece la conciliación de la vida familiar y laboral, además de racionalizar horarios de trabajo. Por esta opción se inclina, sentando ejemplo, la Administración central. Esta concede a los funcionarios con menores de hasta 12 años a su cargo el derecho a este tipo de jornada, desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre. Como novedad, este año se suman a los beneficiarios los funcionarios que tengan que asumir los cuidados de una persona con una discapacidad igual o superior al 33%, según la resolución publicada en el BOE.

Campamentos de verano y actividades lúdicas para niños

Los campamentos de verano, rurales o urbanos, para que los niños no dejen de lado la educación durante las vacaciones, son una de las alternativas a las que las familias trabajadoras pueden acudir para garantizar que los hijos no se quedan a su suerte durante semanas. Son muchas las instituciones que ofrecen alternativas de esta naturaleza, entre las que la oferta es amplia: campamentos, escuelas de verano ofertadas desde la administración local, servicios públicos de ludoteca o actividades lúdicas. Ejemplo de ello, la iniciativa de la Universidad de Granada, que ofrece 2.000 plazas para favorecer la conciliación de sus trabajadores.

Teletrabajo o salas de conciliación, alternativas desde la empresa

El teletrabajo es una de las medidas con más potencial para acabar con las dificultades que existen para conjugar el ejercicio de una profesión con el disfrute de la vida personal. Tanto es así que desde las autoridades europeas empujan para que se extienda entre las empresas, si bien a esta apuesta le queda mucho por recorrer en España. Sin embargo, existen ejemplos en el sector privado, en los que se ha elegido esta vía para impulsar la conciliación. Orange, por ejemplo, ha sido una de las últimas empresas en hacer pública una iniciativa  bautizada como ‘Plan de Trabajo Flexible’. Esta suma a la jornada intensiva una bolsa de teletrabajo flexible de casi 7 horas semanales en verano.

Otra alternativa surgida desde el mundo de la empresa es la de ARAG, aseguradora catalana que acaba de unirse a una iniciativa ciudadana para la Reforma Horaria, que busca horarios laborales más racionales y armónicos. Antes de esto, hace tres años que esta empresa puso en marcha una sala de conciliación familiar. Con ella, los trabajadores de la firma en Barcelona y Madrid pueden llevar a sus hijos al trabajo. La iniciativa, que fue pionera, conjuga en un mismo espacio dos unidades de trabajo y todo tipo de juguetes para los niños que, así, no se tienen que quedar solos en casa mientras su progenitor o progenitora trabaja.

Pese a estos ejemplos, la conciliación sigue siendo un reto que se hace más evidente cuando el horario escolar se aleja tanto del laboral. Por ello, las iniciativas de largo plazo, como la Reforma Horaria propuesta en Cataluña, son imprescindibles para que conciliar la vida familiar y laboral sea, más que la excepción, la norma.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*