Cómo han afectado los millennial a la conciliación laboral

Cómo han afectado los millennial a la conciliación laboral
25 septiembre 2017 Pedro González Núñez
Cómo han afectado los millennial a la conciliación laboral

Cómo han afectado los millennial a la conciliación laboral

 

 

Corría el año 2003 cuando en España fue publicada una lista de las mejores empresas para trabajar. De las seleccionadas se destacaban valores como una relativa libertad en los horarios y el cuidado de los empleados. Hoy en día, una nueva generación está comenzando su andadura en el mercado profesional. Ahora aquellas valores para ellos son nimiedades, buscan más. Veamos cómo han afectado los millennial a la conciliación laboral.

¿Por qué los millennial y no otras generaciones van a cambiar el panorama nacional para mejora de la conciliación? La respuesta es muy sencilla. Son necesarios para las nuevas tecnologías. Al fin y al cabo, no nos podemos engañar, la cuarta revolución industrial es una realidad y ellos forman parte de ella.

Son especialistas en tecnología, son necesarios para las empresas, están perfectamente preparados y si no les interesa el trabajo, se marchan a otro, aunque sea fuera del país. Y esto es lo que han visto los especialistas en recursos humanos, la fuga de talentos.

Al talento hay que retenerlo… ¿Con dinero? No solo eso. Hay otros factores que se denominan salario emocional. Os contamos qué busca esta tecnológica generación.

Cómo han afectado los millennial a la conciliación laboral y qué buscan en el trabajo

Veamos cómo han afectado los millennial a la conciliación laboral actual y qué perspectivas existen.

Equilibrio entre la vida laboral y la personal

Hasta hace relativamente poco, incluso algunos todavía se han quedado anclados en el pasado, triunfaba la filosofía yuppie de los años 80. Esta consistía en lograr lo que representaba el triunfo para ellos. Es decir, un gran sueldo y bienes materiales a base de renunciar a su vida personal, y que esta girase en torno al trabajo.

A la generación millennial esta filosofía les da pena. De hecho, estos yuppies les parecen algo desfasado porque son considerados unos perdedores y no son nada productivos.

Ahora, los expertos en recursos humanos saben que una persona realmente productiva es aquella que sabe administrar su energía y su tiempo.

Esta nueva generación nacida después del año 85, ha visto como sus padres no han pasado tiempo con ellos porque sus horarios de trabajo no se lo permitían. También han contemplado que en muchos casos la recompensa a esa privación de la vida personal para darle su tiempo a la empresa ha sido el despido después de muchos años dedicados en cuerpo y alma a su trabajo.

Por supuesto, no es el tipo de vida que quieren. No desean trabajar en una empresa tradicional, y ahí viene el problema para ese tipo de mercantiles anticuadas. No captan talentos jóvenes y estos son indispensables.

Esta generación no quiere trabajar en un lugar que tenga la filosofía del presentismo. Ellos quieren un trabajo que se pueda compaginar con su vida personal y familiar, aunque este no sea en una sede de renombre y si en una joven que comienza o lleva poca trayectoria.

La igualdad de género la llevan en los genes

Cómo han afectado los millennial a la conciliación laboral

Para ellos es inconcebible que una compañera tenga un cargo inferior o cobre menos. Al igual que no haya presencia femenina en una empresa. Ellos han convivido en igualdad, sus madres han trabajado del mismo modo que sus padres. No quieren empresas en las que se fomenta la desigualdad. Y para ellas, que tienen la misma titulación que sus compañeros y las mismas competencias, resulta inconcebible algo que no sea trabajar codo con codo en las mismas condiciones que el género masculino.

Buscan nuevos valores en las empresas

Ellos seleccionan sus trabajos en función de los valores que tiene la empresa. Valoran la flexibilidad horaria, trabajar mediante objetivos, el teletrabajo, la sostenibilidad, el que tenga guardería, igualdad de género, seguros médicos para toda la familia, que tenga un líder y no un jefe autoritario, que valoren su trabajo… Een definitiva, que se sientan motivados. No solo les vale un sueldo justo, que es primordial, quieren también un salario emocional elevado.

Un empresario o empresaria que no se dé cuenta de que la productividad es la consecuencia directa de empleados satisfechos está acabado. ¿ Te preguntas cómo han afectado los millennial a la conciliación laboral actual? Ya lo sabes.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*