Cómo es ser padre trabajador en Suecia

Cómo es ser padre trabajador en Suecia
23 agosto 2017 Pedro González Núñez
Cómo es ser padre trabajador en Suecia

Cómo es ser padre trabajador en Suecia

 

Tobías Holmqvist, un economista sueco que trabaja en la Agencia Espacial Sueca, es un ejemplo de cómo es ser padre trabajador en Suecia.

Está casado y tiene dos hijos, uno de dos años y medio y otro de nueve meses. Pero Holmqvist lo tiene muy claro. Su jornada laboral está organizada en función de lo que establecen sus necesidades familiares, y no al contrario.

Ejemplo real de cómo es ser padre trabajador en Suecia

Una mañana cualquiera que va a la oficina, no necesita ir todos los días. Este padre se toma su tiempo para que su hijo mayor no se ponga triste cuando se marche. Él se lo puede permitir. Su jefe no le controla si se retrasa al entrar a trabajar. Esto sucede porque su superior no le impone cuándo tiene que entrar y cuándo salir. Tampoco le exige que vaya todos los días, ni le controla si trabaja desde casa. Su exigencia es el trabajo bien hecho y entregado a tiempo. Y, por supuesto, Holmqvist cumple los objetivos que su empresa le marca. Organiza su tiempo para poder disfrutar de su familia.

Trabajar en Suecia

Este caso no es la excepción en Suecia. De hecho, es la norma en un país que apuesta por la flexibilidad horaria, salir temprano del trabajo, y el teletrabajo.

En este país, al contrario de lo que sucede en España, no está bien salir tarde del trabajo, ni el presencialismo. Aquellos que salen más tarde de las cinco de la tarde, están mal considerados, como en la mayoría de los países europeos. Esto significa para ellos que el trabajador es poco eficiente e irresponsable, tanto con su familia como con la sociedad.

Cómo es ser padre trabajador en Suecia

Evan Pantiel

De hecho, en Suecia, el dedicar tiempo a los hijos y la conciliación laboral y familiar, no es tan solo un derecho. Se trata también de un deber cívico, como lo es el pago de impuestos. Esto es debido a que se están formando a los futuros ciudadanos del país. Así que, cuanto mejor criados, educados y sanos estén, mejor le irá a la nación.

Conciliación en Europa

Y no se trata de que Holmqvist dedique menos horas al empleo, ya que normalmente trabaja 40 horas semanales y, en ocasiones especiales, puede llegar hasta 50 horas, pero dentro de un horario totalmente flexible. De hecho, esa es una condición imprescindible para él. Es más, si no se produjera, cambiaría de empresa, ya que no está dispuesto a renunciar a pasar las tardes dedicadas a sus hijos.

En la oficina puede estar aproximadamente unas 30 horas semanales. El resto del tiempo trabaja desde casa, y se organiza a su manera sin horario fijo. Si tiene algún asunto pendiente, lo hace por la noche, cuando ha acostado a los pequeños. Si no tiene nada, descansa. No va todos los días a la oficina, porque si no tiene reuniones, no lo considera necesario. Se debe a que pierde más tiempo en los desplazamientos que trabajando desde casa. Y cuando va, sale alrededor de las cinco de la tarde.

Esto es posible porque en Suecia a los mejores empleados les ofrecen días libres, jornadas reducidas, libertad horaria y ayudas para los padres. De este modo, los fidelizan y atraen a otros talentos. Además, consideran que la presencia ya no es importante en la era de internet y las tecnologías.

Ya vemos cómo es ser padre trabajador en Suecia, y es todo un ejemplo de conciliación.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*