7 ejemplos claros de por qué las mujeres cobran menos

7 ejemplos claros de por qué las mujeres cobran menos
25 Febrero 2016 Ana Olego
discriminación salarial

Ya hemos tratado anteriormente el tema de la discriminación salarial entre mujeres y hombres; la celebración, el pasado 22 de febrero, del Día Internacional contra la Discriminación Salarial y la conmemoración, el próximo 8 de marzo, del Día Internacional de la Mujer invitan a regresar a él.

Que existen diferencias salariales entre mujeres y hombres parece un hecho aceptado, lo que cuesta comprender es dónde está la diferencia o por qué existen. Si por ocupar un mismo puesto de trabajo mujeres y hombres cobran lo mismo —y así es, por lo menos en el papel— por qué se afirma entonces que las mujeres cobran menos.

Aquí te lo contamos. ¡Sigue leyendo, te asombrarás!discriminación salarial

Ejemplos de brecha salarial o por qué, en ocasiones,  las mujeres cobran menos que los hombres:

1. Incapacidad Temporal (IT) por contingencias comunes derivadas del embarazo.

Si el convenio no establece una mejora por una IT se cobra menos. Si la trabajadora está en IT derivada del embarazo —retención de líquidos, mareos, dolor de espalda, embarazo de riesgo por edad, abortos involuntarios anteriores, etc.— la trabajadora embarazada cobrará menos que el otro progenitor (hombre), aunque ambos trabajen en la misma empresa, en la misma categoría y con el mismo salario. Esto es así para todas las trabajadoras ¿no?

2. Despido por embarazo o maternidad.

En periodo de prueba —que en el caso de personal técnico cualificado puede alcanzar los seis meses de duración— la empresa tiene capacidad para despedir a la trabajadora gestante sin alegar motivo. No corre el mismo riesgo el otro progenitor (hombre) que trabaja en la misma empresa, en la misma categoría y con el mismo salario.

3. Disfrute de los derechos de conciliación de la vida laboral, personal y familiar.

Más del 90% de las personas que solicitan reducción de jornada o excedencia por cuidado de menor son mujeres. La reducción de jornada supone pérdida parcial del salario, en el caso de la excedencia se pierde totalmente. Si el otro progenitor (hombre) trabaja en la misma empresa, con la misma categoría y el mismo salario no pierde salario porque no disfruta de éstos derechos, tampoco oportunidades de promoción profesional y por tanto de incrementarlo.

discriminación salarial

4. Pluses e incentivos:

  • Plus de antigüedad. Las mujeres no lo cobran o lo cobran en menor cuantía. Quién puede cobrar mayor plus de antigüedad por ser ingeniero, programador, cámara de cine, soldador, trabajador en gasolinera, etc. ¿un hombre o una mujer?
  • Plus de disponibilidad. Las mujeres no lo cobran, generalmente, porque no tienen disponibilidad; tienen que hacerse cargo de la prole.
  • Plus de nocturnidad. Las mujeres lo pierden porque concretan sus jornadas de trabajo en el turno de mañana cuando los menores están en las guarderías. Lo mismo ocurre con el plus de turnicidad.

Continuamos …

5. Categorías profesionales diferentes.

Si bien existen más mujeres que estudian derecho y más mujeres que son juezas, éstas desaparecen a medida que subimos en la escala judicial. Hay más hombres que mujeres en las Audiencias Provinciales, en los Tribunales Superiores de Justicia, etc. Esto mismo ocurre en otros sectores de actividad.

6. Infravaloración de los trabajos realizados por mujeres.

¿Qué causas o razones objetivas justifican que “la limpiadora” se la última categoría profesional —y la que menos cobra— en todos los convenios colectivos. ¿Cuáles son las causas para que el Régimen de Empleadas de Hogar sea el más precario de todos los que existen?¿no reviste acaso “penosidad” limpiar los baños públicos de una estación de tren o de autobuses?¿quiénes los limpian?¿y cobran estas personas plus de penosidad o plus de peligrosidad?¿por qué no?

salario mujeres

… y por último.

7. La doble jornada laboral.

Las mujeres trabajan dentro y fuera de casa, pero el trabajo que se realiza en casa no se ve, no se valora, no tiene la consideración de tal; y por tanto, no cotiza a la Seguridad Social y tampoco se retribuye. Las mujeres lo han hecho durante toda la historia de la humanidad, ¡y lo han hecho gratis! A quién le interesa cambiar …  🙄

Hay más ejemplos, estos son sólo algunos. Y tú ¿has sufrido discriminación salarial?

4 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*